Cómo enseñar a emprender

estudiante accediendo a un túnel

Aprender a Emprender

El título de este artículo representa sólo un aspecto parcial de la cuestión porque en realidad la educación para el emprendimiento comienza por aprender cuáles son los marcos teóricos que permiten establecer cuáles son los mejores contenidos y las metodologías didácticas para aprender a enseñar a aprender a emprender. No es un juego de palabras.

Desde hace relativamente pocos años se ha comenzado a prestar atención a los contenidos y las metodologías didácticas para la estimulación del espíritu emprendedor y el modelado de comportamientos emprendedores; en especial, cómo funciona la “educación emprendedora” en el nivel de la educación primaria y de manera muy incipiente cómo es posible la estimulación de la cultura emprendedora en el nivel de la educación pre-escolar.

En general, durante casi todo el Siglo XX las Teorías del Aprendizaje y sus implicaciones para la educación empresarial no han tratado con precisión la diferencia que existe entre las competencias para la gestión de empresas y el desempeño emprendedor de las personas (creando o no sus propias empresas, trabajen o no por cuenta propia…).

Para la construcción de efectivas estrategias para la educación emprendedora, primero tenemos que comprender las diferentes Teorías del Aprendizaje que se pueden aprovechar para el “desarrollo emprendedor” como un enfoque metodológico transversal en los programas de educación, a través de todas las materias de estudio y de los diferentes niveles por los que pasamos las personas desde nuestra escolarización inicial hasta los estudios superiores de posgrado.

Los especialistas en Ciencias de la Educación coinciden en que la educación sistémica (institucional, formal, reglada…) debe estructurarse de manera tal que los “conceptos complejos” se desagregan en “componentes simplificados”, como secuencia de pasos que mejoran la coherencia del plan de estudios.

Recién a fines del Siglo XX se han identificado diferentes teorías del aprendizaje que subyacen a los programas específicos de educación emprendedora, como las teorías del aprendizaje generativo, el aprender haciendo, las etapas del desarrollo cognitivo y la taxonomía de aprendizaje cognitivo por objetivos.

Cada una de estas Teorías del Aprendizaje implican conceptos fundamentales para comprender y facilitar el aprendizaje de las cualidades emprendedoras que deben enseñarse desde una edad temprana, y como ir escalonando prácticas didácticas a medida que las personas van madurando.

Sí: es posible orientar todo el proceso educativo que se imparte desde las escuelas infantiles hasta los cursos de posgrado, como un proceso integrado por “componentes simplificados” que vayan consolidando actitudes y cualidades del comportamiento emprendedor.

redawLa teoría de aprendizaje generativo se basa en la suposición de que el cerebro construye relaciones significativas entre conceptos desconocidos, la experiencia adquirida y los conocimientos conocidos relevantes. El aprendizaje es enfocado como un proceso generativo por el que las personas construimos significados a partir de nuestros propios recuerdos, el conocimiento que adquirimos y la experiencia lograda.

redawLa teoría de la experiencia basada en el aprendizaje o aprender haciendo propone que los estudiantes aprendan mediante su implicación directa en experimentaciones y ejercicios donde deben tomar decisiones y asumir personalmente las consecuencias de esas decisiones. Se trata de provocar la participación activa de los estudiantes en situaciones de resolución de problemas de la vida real con significado personal.

redawLa teoría del desarrollo cognitivo describe la trayectoria de crecimiento intelectual de un niño. El desarrollo cognitivo es dependiente de la interacción de los niños con su entorno. Se distingue cuatro etapas del desarrollo de un niño: a) sensimotor, b) preoperacional, c) operacional concreto, y c) las operaciones formales. Los procesos y las perspectivas cognitivas de los niños pueden variar significativamente a través de las diferentes etapas. La teoría del aprendizaje de Jean Piaget indica que el propio sistema y organización escolar puede tener un impacto importante en la adquisición del conocimiento de los niños. Más recientemente se ha comenzado a destacar la importancia de todo el ecosistema sociocultural donde las personas nacen y viven.

redawLa taxonomía de aprendizaje cognitivo por objetivos de Benjamin Bloom propone un marco teórico para la clasificación de objetivos cognitivos en la educación. Se trata de una disposición jerárquica de los siguientes objetivos cognitivo-conductuales: i) conocimiento, ii) comprensión, iii) aplicación, iv) análisis, v) síntesis y vi) evaluación. Conforme a esta jerarquía el objetivo fundamental de la educación es mejorar las capacidades de pensamiento.

Si profundizamos en estos cuatro enfoques teóricos de los procesos formativos, descubrimos hilos conectores entre ellos que nos ayudarán a comprender que, en la práctica, la educación reglada generalmente se ha centrado en torno a las categorías más básicas de la instrucción de conocimientos y los esfuerzos para comprender y recordar conceptos; hace muy pocos años comenzamos a percibir un alentador cambio hacia la predominancia de la práctica y el aprendizaje:

Las preguntas, comienzan a tener una relevancia tan significativa como las respuestas. La curiosidad, resulta ahora una habilidad tan valorada como la memoria.

Ahora, falta otro paso para poder aprovechar la comprensión que la educación emprendedora se entronca en los conectores entre varios marcos teóricos y no en un enfoque excluyente de la educación: reconocer que el desarrollo de los comportamientos emprendedores no es el resultado de una secuencia de instrucciones para desarrollar determinadas competencias (planificar, administrar, comunicar, negociar…) , sino que se trata de un proceso de aprendizaje que vincula ideas, contextos sociocultares y oportunidades.

Partiendo de la confusión imperante en la educación “al uso” entre lo que son los comportamientos emprendedores y las capacidad empresariales junto con la atroz reducción que el “talento emprendedor” se trata de una “competencia para crear y/o gestionar empresas”, la abrumadora mayoría de los educadores consideran que la “educación emprendedora” no le concierne a la escuela; pese a esta cuestión, hay que reconocer que todos los educadores —en todos los niveles— están preocupados por estimular la curiosidad de sus estudiantes, alentar su capacidad creativa, facilitarles el desarrollo de sus habilidades para tomar decisiones y resolver problemas. De tal manera que la “educación emprendedora” se podría reducir a una cuestión meramente formal sobre cómo denominamos a “la educación”. Porque: ¿qué es la “educación emprendedora” qué no sea estimular la curiosidad, la capacidad creativa, habilidades para tomar decisiones y resolver problemas?

Serie de Video-Entrevistas “Aprender a Enseñar a Emprender de los que Aprenden”

10 comentarios en “Cómo enseñar a emprender

  1. Gustavo chacón Oviedo
    31/10/2016 | 17:02

    Hola Mario en la actualidad imparto las cátedras de desarrollo empresarial y iniciativa empresarial y tus comentarios y datos me pueden ayudar mucho de otro lado te informo que estoy realizando una investigación de cómo enseñar y porque emprendimiento en las instituciones educativas si me puede aportar información sería muy interesante mi correo gustavoc180@gmail.com

  2. Virginia
    23/11/2014 | 15:39

    Hola Mario, aprecio mucho éstas ideas! piensas que éstas se relacionan con los avances en materia de neurociencias? gracias!

    • 24/11/2014 | 11:31

      Hola Virgina, gracias por tu atención. Todo (sin demasiado esfuerzo 🙂 ) tiene que ver con las “neurociencias”, entendida como un un conjunto de disciplinas y no una especialidad en particular de la neurología o la psicología; así también el juego, la gestión de empresas o emprender tiene que ver con las “neurociencias”… no se trata sólo de las “Teorías del Aprendizaje”, o el talento para enseñar o el talante para aprender.

      Este artículo en particular es una parte resumida del material didáctico creado para el Programa “Formador de Emprendedores, Professional Certificate” impartido por DoinGlobal y certificado por la Universidad de Salamanca en donde tengo a mi cargo el Módulo “Cómo Formar Emprendedores”.

      Mi principal fuente teórica para la didáctica del emprendimiento proviene de investigaciones en Andragogía y mi propia experiencia como emprendedor creador de empresas y como facilitador del aprendizaje emprendedor.

      Si te interesa el tema te sugiero ver The Cognitive Neuroscience of Motivation and Learning” de Nathaniel Daw (Universidad de Columbia), que gira sobre algunos conceptos de la base teórica utilizada por Marina Fanning para el diseño del Manual del Programa Empretec que se ha utilizado durante varias décadas en Empretec en Latinoamérica.

      Confío que te encuentres muy bien, Virginia, y sigamos en contacto. Si sigues vinculada a Empretec Argentina, por favor te ruego que les envíes mi afectuoso saludo; el VII Curso (Concordia, 1990) ha sido, sin duda, la experiencia más intensa que he vivido en mi proceso de formación profesional y la que ha “desencadenado” mi vocación por lo que realizo desde entonces.

      Un cordial saludo!

      • Virginia
        24/11/2014 | 14:36

        genial Mario!!! gracias por estos datos, y sí, a mi también me apasiona éste tema, tus saludos serán enviados!

      • ELVA MAURICIO TERRAZOS
        25/09/2016 | 20:56

        Hola Mario ¿ Cómo se orientaría el emprendimiento en los centros de reclusión?

        • 26/09/2016 | 11:33

          Una vez que se tiene bien enfocado el perfil de los participantes y los propósitos de un programa de formación y un plan de asistencia para quienes abracen la idea de crear su propia empresa (aun cuando pueda operar dentro del establecimiento carcelario) no veo ninguna diferencia con los enfoques didácticos (metodologías y contenidos) para cualquier otro colectivo de personas adultas. Lo que sí creo que puede ocurrir es que no quede bien definido para participantes y la propia institución es si van a estar desarrollando programas de reinserción laboral. Si se habla de “emprendimiento” se implica la libertad de tomar decisiones, la responsabilidad de las decisiones que se toman, propósitos de vida y visión a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *