5 preguntas para detectar malos profesores

Mr Herbert Garrison South Park Elementary in South Park

¿Soy o no soy?

Algunos profesores deberían estar haciendo otra cosa. ¿Cómo es un “mal profesor”? Busco respuestas a esta pregunta abrumado por la avalancha de relatos sobre las buenas prácticas para enseñar.

Una vez tuve un que tratar con un grupo de ocho estudiantes ─ profesores universitarios, técnicos gubernamentales y consultores de nuevas empresas ─ interesados sólo en recibir un título certificado de una competencia para enseñar. Fue una pesadilla.

Durante las primeras semanas he intentado proponer juegos divertidos, analizar casos intrigantes, compartir conversaciones con personalidades intensas y proyectar videos animados con historias muy atractivas y ricas para reflexionar sobre muchos aspectos del tema de estudio. Nada funcionó.


CARPE DIEM | enlace al video
 

Ese grupo de estudiantes no fue sensible a los estímulos para aprender; ellos se limitaron a cumplir las tareas asignadas con prolija formalidad y pasar las evaluaciones con el mínimo esfuerzo. Se conformaron con el “aprobado”. Confieso: mi frustración fue de tanta magnitud en las primeras semanas del curso que yo también acepté pasivamente esa perversa dinámica de tratar de terminar cuanto antes…

Ellos no hacían contacto visual, o estaban ausentes estando presentes, o salían de cada clase con rapidez sin expresar ningún saludo, aunque sea “por cortesía”.

La actitud de ese grupo me indujo a pensar que yo estaba cometiendo grandes errores ¿Debería revisar todos mis criterios didácticos?; dudé de mis principios personales y destrezas profesionales que durante 20 años me ha proporcionado un reconfortante prestigio entre mis estudiantes (calculo que cerca de 12.000 personas entre cursos online, talleres presenciales, programas de formación y ponencias) y mis colegas profesionales en educación y consultoría.

Los perdí. Con ninguno de esos ocho casos yo tuve la más mínima motivación para intentar crear una relación interpersonal y profesional. La “última clase” me provocó alivio. Estoy seguro que ellos tampoco quisieron ni necesitaron seguir contando con mi apoyo y amistad.

Esperé con ansiedad que ese curso finalizara para poder terminar con el estrés que me provocaba “enfrentarlos” evitando reprocharles (yo a ellos) que (ellos) no supieron ayudarme (a mí) a ser “un buen profesor” y que, por el contrario, me mostraron el lado más áspero y amargo de mi habilidad profesional.

Cuando llegó el momento de impartir la última clase yo estaba temblando. No tenía en claro cómo yo podría evitar expresarles que habían sido mi peor resultado y que ellos han sido, desde mi punto de vista, los que me impusieron experimentar un fracaso. Todo lo que yo pude pensar era que: “Yo soy un desastre como maestro”. Me avergoncé por mi pérdida de control.

Reconozco que hay “días terribles” en que se siente una profunda frustración y desgano, pero son precisamente en esos días cuando hay que revisar lo que está ocurriendo. ¿Soy realmente un mal maestro? ¿Cómo lo puedo saber?

En realidad, es extremadamente raro encontrar a “malos profesores”. Cuando se está en presencia de un verdadero “mal profesor” es bastante fácil distinguir la diferencia entre “un buen maestro en un mal día” y un “mal maestro”.

Así que si fuera el caso que Usted sea como yo, atormentado por la duda acerca de si usted es un mal maestro, he identificado cinco tendencias básicas que he observado en las aulas de auténticos “malos profesores”.

frase célebre deJohn Lennon

¿Cuánto daño puede causar un mal profesor a un estudiante que no confía en su propio talento? ¿Cuántos talentos no afloran o se arruinan por profesores que no saben si son “malos” o simplemente “tienen un mal día”?

Tome este breve cuestionario y al final me dirá si usted es un “mal maestro”.

redaw1. ¿No le gustan sus estudiantes? No quiero decir que siempre y durante todas las clases haya que enamorarse a cada uno de sus estudiantes. Quiero decir, ¿de alguna u otra manera no disfruta de la compañía de sus estudiantes durante cada una de sus clases? La cualidad número uno que he observado en los malos maestros es que parece que les incomoda la proximidad y contacto cotidiano con sus estudiantes. En las escuelas primarias les molesta la algarabía y el desorden propia de los niños, en las escuelas secundarias no encuentran a los adolescentes encantadores, divertidos o los consideran incapaces de hacer cosas interesantes. En la universidad o la formación profesional los “adultos” les resultan demasiado exigentes para lo poco que cobra (el profesor) o demasiado tontos para lo que (el propio profesor) ha tenido que aprender para enseñarles a “ellos” (los “a-lumnos”, “sin-luces”).

redaw2. ¿Usted se percibe como el sujeto de una materia inerte? Si se le pregunta a un profesor malo ─“¿Por qué estás enseñando esto?”, responderá: ─“Será el tema en el próximo examen”. Cada maestro (créame) tiene dudas, de vez en cuando, si sus lecciones son atractivas para sus estudiantes, pero lo que siento en las aulas de los malos maestros es que no tienen ningún interés en ir más allá de vomitar indiscriminadamente unos datos monotemáticos sobre las cabezas de sus “a-lumnos”.

redaw3. ¿Conoce sobre lo que Usted está hablando? He visto docenas de “do-centes” (“da-luz”) enseñando a sus “a-lumnos” buenas prácticas de comportamiento emprendedor. En realidad, la “enseñanza” se reducía a recitar casi de memoria las 10 características del comportamiento emprendedor fundador (CCFs) descritas por David McClelland en su teoría de la Necesidad de Logro (1960) sin saber que se trata de eso… Estoy seguro que muchos estudiantes en esas “clases” pensarían en silencio sin oportunidad ni el coraje para detener el “recitado” y preguntar: ─“Profesor, ¿en cuál de estas características usted es realmente bueno? ¿Cómo lo sabe?”.

redaw4. ¿Con frecuencia usted ignora a la mayoria de sus estudiantes? Los auténticos malos profesores que he observado tienden a interactuar con sólo con un pequeño número de estudiantes participativos, muy empáticos con sus planteos, ignorando al resto de los estudiantes de su clase excepto para reprender a los “alborotadores”.

redaw5. ¿Está desacoplado? No me refiero a esos malos días cuando cualquiera de nosotros desea limpiar nuestra cabeza o meter la cabeza en el inodoro, o incluso los días que usted está tan abrumado que siente que no se puede seguir adelante. Quiero decir ¿tiene Usted su motor emocional en “apagado”, como una filosofía de funcionamiento rutinaria? Una cualidad medular de los malos maestros es que parece que han dejado de preocuparse. Esta falta de compromiso se refleja no sólo en sus débiles o inexistentes interacciones con sus estudiantes, también en un caos aleatorio para seleccionar los temas y lecciones que va a impartir cada día.

¿Por qué planteo este tema?

Es importante porque en Iberoamérica parece que estamos convencidos de que nuestras aulas están infectadas con malos profesores que deben ser expulsados; es esta falsa convicción que condiciona el diseño de la mayoría de nuestras herramientas de evaluación académica, las cuales están diseñadas como auténticos misiles autoguiados preparados para localizar, caer y destruir a los malos profesores. En los agujeros que dejan los “misiles” se supone que deben entrar nuevos ¿buenos? profesores.

Estoy de acuerdo en que hay algunos malos maestros que deben ser re-entrenados o, si es necesario, echarlos del sistema educativo y que se dediquen a otras actividades donde causen menos daños para la sociedad.

Pero también creo que el síndrome de los “malos profesores” es una correlación con otros dos problemas muy complejos de resolver: 1) la cuestionable formación básica y de perfeccionamiento que se imparte a los profesores, y 2) la irracional distribución de la riqueza y el acceso a los recursos del mundo contemporáneo, ¿se puede ser un buen profesor en zonas desfavorecidas donde la población que no tiene cubiertas sus necesidades básicas de subsistencia o en donde rige la “cultura de la sobrevivencia”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *