¿Por qué fracasa la educación emprendedora?

¡Si, se puede!

¡Si, se puede!

Desde hace 20 años se proclama en todos los ámbitos de la educación y la política la necesidad de estimular el desarrollo emprendedor en los estudiantes secundarios y universitarios.

Desde hace más de 10 años, existen iniciativas para comenzar a modelar “emprendedores” desde la enseñanza primaria. En los años 90 un estudio de la Fundación Kauffman encontró que el 60% de los estudiantes de secundaria, en EEUU, deseaban lograr convertirse en empresarios; pero, el mismo estudio, encontró que más del 80% manifestó no haber aprendido nada sobre el espíritu empresarial en la escuela. Otro estudio realizado por Junior Achievement, en 2011, obtuvo casi las mismas respuestas.

Si hoy repitiéramos estos análisis en Iberoamérica los resultados serían más discordantes entre el creciente reclamo de estimular al “espíritu emprendedor” de los estudiantes y la manera en que responde la educación —sobre todo del sector público.

Primero hay que evitar que lo urgente oculte a lo que es importante

En los últimos 8 años, con el agravamiento de los índices de desempleo en las economías mejor desarrolladas, la “formación de emprendedores” ha dejado de ser una cuestión “políticamente correcta” para transformarse en una demanda de “solución urgente”.

En la urgencia se confunde la diferencia entre el “emprendedor” como el “talante fruto de la cultura” que estimula deseos y alienta comportamientos de personas creadoras capaces de tomar decisiones autónomas para lograr sus propósitos, y el “talento integrado por competencias”, para planificar y gestionar empresas, que se pueden transferir mediante procesos normalizados de enseñanza-aprendizaje.

Recién, en los últimos 5 años se comenzó a poner el foco en el concepto “ecosistema”, que se puede resumir como el conjunto de instituciones públicas y privadas, leyes, pautas de comportamiento, usos y costumbres, creencias y mitos que forman el entramado socioeconómico regional que favorece o dificulta las oportunidades para que las personas que viven en él se puedan o no desempeñar como emprendedores creadores de empresas

En el fondo del problema subyace una cuestión: todos hablamos de lo mismo, pero no estoy seguro que todos asignemos el mismo significado a conceptos tales como “emprendedor”, “espíritu emprendedor”, “competencia empresarial”, “comportamiento fundador” y “cultura emprendedora”.

Aun cuando muchos supongan que ya se ha ganado la batalla para instalar la “formación emprendedora” en la educación, los indicadores del paro en Europa y la pobreza extendida en Latinoamérica parecen indicar que estamos perdiendo la guerra. La “educación emprendedora” funciona mal, lenta, tiene poco impacto, es costosa y derrocha muchos recursos. Si esto fuera “una empresa”, los accionistas reclamarían el cierre de esa línea de negocio para dedicar los recursos a algo más productivo.

No se trata de cambiar sólo de frente para atacar el problema: también tenemos que cambiar las armas y el conjunto de estrategias de la enseñanza del emprendedorismo y el aprendizaje del emprendimiento.

Es inútil seguir enfrentando a las visiones de los economistas para quienes “emprender” es crear empresas siguiendo una oportunidad para lograr beneficios, con las asunciones de los psicólogos conductistas que asumen al “ser emprendedor” como un conjunto de rasgos “estereotipados” y “replicables” de la personalidad de las personas capaces de vivir como desean hacerlo.

Si bien podemos “enseñar” a los estudiantes a ser autosuficientes, e iniciar su propio negocio —sinceramente creo que es un objetivo bastante fácil de pronunciar e intentar, sobre todo con el apoyo de una política coordinada entre la autoridad económica y la autoridad educativa— no estamos logrando esos resultados porque el tema no está instalado en la vocación de los docentes, ni pertenece a la cultura institucional de “la escuela”

La “formación emprendedora” es una cuestión diferente adentro que afuera de “la escuela”

Afuera es un reclamo, para la escuela es una “piedra adentro del zapato” porque no se identifica que la futura salida profesional de los estudiantes sea un problema concerniente a la calidad de la currícula o que los docentes asumen como una responsabilidad de su desempeño.

Los educadores y sus instituciones, en abrumadora mayoría, no se cuestionan qué harán sus estudiantes con lo que ellos les deben enseñar.

Durante mis 30 años vinculado a la “formación emprendedora”, he identificado muchas barreras personales y profesionales que impiden a los profesores estimular con eficacia comportamientos emprendedores entre sus estudiantes. De hecho, entre los principales obstáculos para proporcionar experiencias en la creación de empresas es la resistencia escolar a aceptar que se contamine “al aula” con el “mundo comercial”.

Es muy difícil cambiar el plan de estudios Cada vez es más aceptado el criterio que la efectiva “educación empresarial” se debe basar en experiencias del mundo real, no en las narraciones de los libros de texto. Pero los intentos por la estimulación de competencias emprendedoras siguen los mismo modelos didácticos con que se imparte la geografía o la historia en que se abordan los temas a través de libros de texto y, quizás, con algunos juegos de simulación de dudoso impacto formativo.

¿Por qué no cambiar el plan de estudios? Bueno… yo creo que no se sabe qué alternativa existe al layout “pupitre-pizarra”, a la relación jerárquica “alumno (sujeto sin luz)-docente (sujeto que ilumina)”, ni al paradigma “si esto no ha cambiado y ha funcionado durante 50 años, ¿por qué hacerlo justo ahora que estamos tan urgidos por solucionar la crisis?”.

La capacitación eficaz para emprender, además de impartir conocimientos y habilidades específicas para planificar y gestionar negocios, también debe transmitir una gama de valores y facilitar el desarrollo de un espíritu de lucha que abarca asumir riesgos (ponderados y moderados), disposición para aprender y recuperarse de los fracasos y, sobre todo, la estimulación de los activos intangibles personales como la curiosidad, el optimismo y la osadía para intentar construirse un destino propio.

Desafortunadamente, la mayoría de los profesores de escuela secundaria y de las Universidades en Iberoamérica no son las personas idóneas para transmitir, estimular y facilitar el desarrollo del espíritu emprendedor.


Ahora, se suma un nuevo aspecto de todo este problema, la revulsiva evolución de las comunicaciones permiten saltar muchas etapas del clásico proceso del emprendizaje: desde detectar una oportunidad, imaginar una idea, pasar por la formulación de un plan, para asumir una iniciativa para emprender… Ahora se puede avanzar de una manera muy rápida, a nivel global, encontrando un nuevo conjunto de problemas y desafíos pero también de facilidades para expandirse y acercar clientes, proveedores, consejeros, socios y/o empleados.

En este contexto, la naturaleza cada vez más diversa de la “formación emprendedora” puede ayudar al estudiante emprendedor de tres maneras: a) mediante su conexión a una red internacional de contactos y asesores, b) prepararlos para las dificultades y oportunidades relacionados con el trato a través de diferentes culturas, y c) exponiéndolos a las diferentes maneras en que los negocios se hacen en todo el mundo.

Interesante el punto de vista de Véronique Bouchard, Profesora de Estrategia Emprendedora en la Escuela EMLYON, que marca la gran diferencia entre un empresario y un “trader loco”. Ella sostiene que hay que evitar dar rienda suelta a toda idea imprudente, pero sí a ayudar a identificar y facilitar el aprovechamiento de los recursos innovadores que están presentes en todos los negocios con potencial de éxito.

Esto significa la creación de un entorno que incite a las nuevas ideas y enfoques, pero que también se basa en el equilibrio de poderes. De esta manera una organización evitará el tipo de anarquía que se tradujo en la última etapa de los años de la “burbuja bancaria” con gente endeudándose “sin ton, ni son”. Y también eliminar la actitud de “emprender porque es cool”, o perder grandes talentos emprendedores porque muchos estudiantes tienen miedo de fracasar sin ver que el sabor de la inmovilidad es más amargo que el de fallar.

El corolario de todo esto es que, para ser realmente eficaz, las escuelas deberían no sólo “enseñar emprendedorismo” a sus estudiantes. Más importante es que comiencen modelando el espíritu emprendedor de su profesorado y también tienen que comenzar a educar a las empresas que recibirán el talento emprendedor de los estudiantes que egresan.

Es decir, una formación emprendedora exitosa es una solución a largo plazo, implica integrar a la escuela en el ecosistema regional y debe trabajar en tres direcciones: a) la estimulación emprendedora de los docentes, b) la formación emprendedora de los estudiantes y c) la articulación, integrada en su cadena de valor, del ecosistema regional con visión global.

9 comentarios en “¿Por qué fracasa la educación emprendedora?

  1. Luis
    12/09/2015 | 12:15

    Posiblemente haya poca e inexperta formación para emprender. De ahí llamar fracaso a los logros pretendidos u obtenidos.

    Para enseñar hay que formarse, la formación continua se ha impuesto en un mundo de cambio acelerado. Y si no hay una dinámica renovada de formación continua, de descubrir continuo, cómo va a transmitirse a un hipotético discípulo, sea tu hijo o tu alumno.

    En cambio, la escuela mantiene muchos rasgos arcaicos en los que los contenidos se imparten de una manera y con un tempo. Esto servía en una época, ni hoy ni mañana va a ser suficiente conservar dichos rasgos.
    Claro que hay que solapar lo didáctico con lo útil, con lo comercial, con lo operativo. Siendo lo operativo una infinidad de novedades que antes no existían y ahora ni sabemos catalogar o nombrar.
    Pues el modo de aprender hoy continuamente es una suerte de “pérdida de tiempo” para los ojos de otra época. Aprendemos con la tele, con el ordenador, con las noticias, con los juegos, con las conversaciones, SI queremos aprender.
    Ahí subyace uno de los quid, en las actitudes.
    Bueno, no me extiendo más.
    Gracias por alimentar persistentemente con experiencia y conocimiento este blog.
    Siempre es una fuente de inspiración.

    • 12/09/2015 | 15:07

      Gracias, Luis, por tu reflexión. Yo debería actualizar este post escrito en junio de 2013. Mi forma de ver este problema ha variado en estos últimos dos años.

      En los últimos años estuve analizando que las discusiones sobre los motivos por lo que fracasa la educación emprendedora se suelen ceñir a unas pocas hipótesis de causas sin contrastar y muy intoxicadas por prejuicios sin findamento. La primera cuestión es saber si existe una “educación emprendedora” allí donde se supone que fracasa y, especialmente, diferenciar si se trata de programs, cursos, centros de asistencia, o “qué?”.

      Esta idea expongo en detalle en “Palancas Universitarias para Aprender”. El debate está abierto. Un cordial saludo.

  2. 14/06/2013 | 16:24

    Hola Mario, sin contradecir los puntos que señalas en este artículo, me gustaría añadir la importancia que creo que tiene el entorno familiar. Al final emprender es actuar de acuerdo a una pauta de valores que podemos bien tener o no tener. Es común haber crecido en un entorno en el que para nuestros padres la estabilidad de un trabajo de por vida, el respeto por las grandes instituciones, la aversión al riesgo, el status quo, y desde luego, el mirar la innovación básicamente como algo ajeno a nosotros (nos encantan los productos y servicios nuevos pero de dónde vienen? ni idea…). Es interesante que el contexto presente nos regala la oportunidad de perder el respeto, y la confianza en las instituciones, y nos permite plantearnos el cambio, la renovación, la innovación.
    Un saludo,
    Mauricio

    • 15/06/2013 | 12:14

      Mauricio, gracias por tu valioso comentario. No veo “puntos que contradicen” que la educación emprendedora es una “piedra adentro del zapato” de las instituciones educativas y que, para una gran mayoría del profesorado (de todos los niveles) no perciben su responsabilidad más allá de impartir correctamente sus respectivas “materias”; son indiferentes a lo que ocurrirá en el ejercicio profesional (o creando sus empresas) con sus estudiantes cuando ellos egresen.

      Estoy totalmente de acuerdo con tu fina observación que la impronta familiar juega un papel primordial en el modelado de las características personales emprendedoras, en el espíritu emprendedor de todos nosotros, nuestra vocación y competencias para emprender. Es más, en las instituciones educativas donde sí se considera al emprendedorismo como una parte esencial del aprendizaje, muchas veces toca enfrentar la situación inversa: es la familia del estudiante quien mina la autoconfianza e influye en la orientación vocacional del estudiante hacia salidas profesionales “al uso” o “estandarizadas” (ser empleado, si fuera posible en el sector público o, en el “peor” de los casos en una multinacional).

      Sobre la influencia familiar en el “modelado” de las vocaciones emprendedoras: Nacer Naturalmente Emprendedor

  3. lilia doris henriquez
    02/06/2013 | 19:40

    Buenas noches Sr. Mario

    Que agradable lectura me ha regalado, muy agradecida
    Ciertamente, la educación pública actual en la mayoría de los países, no desarrolla la creatividad, iniciativa en los estudiantes, no contribuye a perder el temor al fracaso, al rídiculo cuando exponemos una idea o método diferente a lo planteado habitualmente.
    El problema es cuando se aplica de forma errada las estrategias de marketing para desarrollar la creatividad, la innovación, el emprendimiento como solución apresurada ante una dificultad puntual
    Como persona optimista, considero que este aspecto y circunstancia que estamos viviendo actualmente, ha generado un cambio en el pensamiento hacia nueva visión de vida de emprendimiento, donde las personas creativas, innovadoras, luchadoras podrán optar por ayudas para gestionar de forma sostenible sus proyectos, mientras que las personas acostumbradas a la comodidad, la ausencia de esfuerzo cotidiano, riesgo, y lucha para alcanzar los sueños de vida, están despertando ante este “ruido” del emprendimiento y deberán adaptarse a las circunstancias de su entorno para continuar su desarrollo personal y profesional

    Aprovecho la oportunidad de compartir con Ud el enlace en http://www.euronews.com sobre la educación ( http://es.euronews.com/2013/05/24/turquia-puente-de-las-culturas/#.UaB7q4Gy3Ng.facebook).
    Desearía que los gobiernos realmente invirtieran en la calidad de educación a los niños y adolescente sin distinción económica y social, para que el país logre desarrollo equilibrado.
    No hay que olvidar que los gobiernos prefieren a los pueblos moribundos, sin educación, para lograr cierta perpetuidad en el poder

    Deseándole un hermoso fin de semana

    Doris Henríquez

  4. 01/06/2013 | 22:03

    Nunca he logrado dictar el Taller Plan Emprendedor Personal en enseñanza secundaria, a pesar de haberlo propuesto en lugares que tengo una fuerte vinculación. Tampoco he logrado dictarlo en algunas Universidades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *