Me mandaron a la mierda, ¿es grave Doctor?

peineta

¿A mí también?

Con bastante frecuencia estudiantes de nivel medio o universitario utilizan los comentarios de algún post para solicitar cosas tales como estudios del caso (a veces cosas más complicadas como que se les analice un proyecto de tesis). No me pasa a mi solo. Entiendo que cuando lo hacen, salen a “mansalva” disparando por todos lados (en cualquier dirección) a ver si logran quien les solucione su problema.

Yo cobro honorarios profesionales, a organizaciones públicas y a empresas privadas, por el diseño y producción de estas entregas. Elaborar un Caso de Estudio es tan complicado, o al menos requiere una preparación, como crear un contenido didáctico (audiovisual o monográfico, con hipertexto, con o sin ilustraciones o cuadros, etc.). En la mayoría de los casos, esos contenidos son utilizados por personas individuales como los estudiantes que me piden ad hoc lo mismo pero de manera personalizada.

Ahora, si lo que necesitas es que yo resuelva tu inexperiencia o tu holgazanería para hacer una búsqueda en Internet de las decenas de miles de casos “Creative Commons” que están publicadas en Internet… ah… has dado con “la ventanilla” equivocada.

Al mismo tiempo, desde hace 25 años, que estoy trabajando como diseñador de contenidos didácticos (audiovisuales, dinámicas de simulación y/o monográficos, físicos y/o virtuales) y facilitador de formación (presencial, semipresencial y a distancia) suelo dedicar varias horas de la semana a escribir en mi blog contenidos que confío resulten útiles para las personas y sus organizacionales y, al menos 24 horas por año, a participar gratis como ponente en eventos dedicados a estimular el espíritu emprendedor y la creatividad.

Pero he llegado a un punto, en mi vida —no por mi edad, sino por mi capital intelectual (que será valorado por quienes tienen ganas de valorarlo)— en el que me resisto a ser un ente “funcional” a la estupidez ajena… A duras penas sobrellevo mi propia estupidez como, para colmo, hacerme cargo de la estupidez de los demás.

“mario@…mail«punto»com”, una IDigital que podría ser mi amigo Ernesto (haciéndome una broma) o el propio “binladen” expresa en el comentario de mi Post “Cambiando la piel (del blog)” (donde presento la nueva plantilla simil a Facebook, tras 3 años de utilizar Arthemia, el tema para WordPress que más me gusta por la cantidad de recursos visuales que ofrece y la solidez de su buen funcionamiento a través de distintas actualizaciones del WP y del PHP de mi servidor) lo siguiente:

mario necesito que me recomiendes un caso corto para una expo en mi u que sea de facil comprension y solucion yo sere una especie de mediador en ese caso ya tengo quienes van a participar pero necesito un caso gracias por tu ayuda!!

Ya en el “mario” con minúscula y las faltas de acentuación dan alguna información sobre el enigmático “mario@…mail«punto»com”: intuyo por la expresión “recomiendes” que no se trata de un argentino, ni de un uruguayo, en cuyo caso hubiera escrito “recomendés”. Y nada más… no entiendo, ni comprendo, ni sé nada más sobre este curioso pedido que no es el primero, no será el último y no soy el único que los recibo.

Todo lo que yo hubiera necesitado comprender, para responder favorablemente, habría quedado supeditado a elucubraciones especulativas de quién puede ser y qué le puede resultar útil. Por ejemplo: ¿es “mario@…mail«punto»com” la persona de quien depende el contrato de las dos películas documentales que voy a realizar en las próximas semanas en Argentina sobre casos emprendedores exitosos surgidos desde Facultades de Ingeniería de Universidades Públicas? ¿Estoy interactuando con alguien que me conoce pero que omitió darse a conocer por simple descuido o urgencia? ¿Es alguien que está intentando aprovecharse, o es un inocente “cateto” que erró el camino?

Yo he respondido, en mi propio blog, en el mismo post (que no tiene nada ver con nada que tenga que ver con “un caso”, “breve”, para una “u”):

Disculpa, pero no puedo “ayudar” a quién no sé quién es, ni entiendo qué / sobre qué / dónde / para qué / para quiénes / cuándo necesita “un caso” para presentar en una “u” (¿u-niversidad, u-nidad hospitalaria, carcelería, militar, u-nión profesional, gremial?)… En fin, que es muy curioso que no solo pides algo complejo en forma telegráfica… También lo haces en el lugar incorrecto y en un momento poco oportuno. ¿Te molesta mi cuestionamiento? Pues bien: dime qué es lo que yo gano a cambio, ¿cuál es mi beneficio concreto? Porque tú te podrías quedar con un caso breve para lucirte en tu “u”… ¿y yo con qué me quedo a cambio por dártelo (claro está: si supiera qué mierda me estás pidiendo… sin siquiera identificarte? Sigue caminando: estás en un lugar equivocado. Adiós.

 Entonces sobreviene la “escalada irracional”, “mario@…mail«punto»com”, replica:

solo queria un caso para mi universidad para debatir pero no importa! el peor error fue meterme en esta pagina de mierda! y perder tiempo! gracias por nada! paz!

 A lo que Mario Dehter, replico:

Lamento que hayas perdido tu tiempo en mi «blog de mierda»… Lo sé: lo es. También lamento no haberte resultado útill, comportándome como un “boludo inútil” (versión es.argentina) o como un “tonto del culo” (versión es.española).

Antes de exponer nada en “tu u” —mejor sigue manteniendo en el anonimato a la Institución, sus profesores, sus alumnos y tus colegas para evitarles a ellos la vergüenza ajena de tener entre sus miembros a alguien con tu atrofiado comportamiento social— debes comprender lo qué es la «comunicación asertiva».

Controlando tu comunicación (qué pides a quién, cuándo, dónde, por qué, a cambio de qué, facilitando tu identidad…): te vas a evitar muchos problemas en la vida. Sobre todo: les vas a evitar muchos disgustos a personas que merecemos que no nos molestes. Que nos ignores. ¡Fíjate que no te estoy pidiendo que me respetes! Simplemente: que me ignores. Siempre será mejor que tu nos ignores, a que nos provoques más disgustos.

Trataré este tema en un post que estoy escribiendo… Pero no podrás leerlo porque este es un blog de mierda que no merece (ni desea) tu atención.

Y el cuento se acaba. Lo prometo.

Pero me queda una reflexión que quiero compartir contigo (excluido, claro está: “mario@…mail«punto»com”):

  1. La reciprocidad, el intercambio de esfuerzos y/o de recursos, beneficia a todos y no perjudica a nadie. Pero no estamos obligados a ser recíprocos con quienes intentan manipular nuestra voluntad con un propósito de beneficio unilateral. Es decir, quizás tu necesites que te provea un “caso de estudio, breve pero impactante, sobre un caso de éxito emprendedor”, pero yo estoy necesitando componer una breve y atractiva presentación en Power Point™ sobre los estándares de calidad del Servicio Andaluz de Sanidad. ¿Por qué, mientras que yo elaboro “el caso”, tu me ayudas con el Power Point™; o si no sabes o no puedes me presentas a alguien, entre tus relaciones sociales personales o profesionales que me pueda ayudar a hacerlo? ¿Por qué no me ofreces algo de dinero, a cambio del caso, para que yo pueda contratar al alguien que haga la presentación que yo necesito, mientras que yo dedico el tiempo a elaborar el caso que tu necesitas?
  2. Hay que tener sentido de la oportunidad, acerca de cuándo, dónde, a quién, por qué, para qué, a cambio de qué… se pide “algo”. Podría darse el caso que estoy tratando de resolver varios problemas complejos (propios y ajenos) y tu apareces por la ventana, de manera inesperada con bastante mal aspecto y tienes la fortuna de que yo reaccione mal. Sencillamente: “mal”. Has pretendido entrar por una ventana de mi casa, a mi casa, y te he respondido mal. ¿No tengo derecho? Al menos, tú debes ver si es el lugar, el momento y el interlocutor a quien pedirle lo que necesitas. Y si lo es (el lugar, el momento y el contacto) entonces, aún así, debes analizar si es oportuna la forma en que lo pides.
  3. Explicitar nuestros pensamientos, exponer nuestros conocimientos (también nuestras dudas), expresar nuestros sentimientos… todo aquello que se puede hacer utilizando un blog son nuestros derechos universales, que no nos obliga a entregar aquello que nos pertenece cuando no tenemos ganas de entregarlo a quien, nosotros mismos consideramos: que no lo merece.
  4. Identifícate. En el “mundo virtual” en el que vivimos (virtual no quiere decir que “no existe” o que es una “fantasía” en los términos que lo explica el filósofo español Javier Echeverría) es tan importante nuestra identidad digital, como la identidad personal de nuestros antepasados cuando ellos vivían en pequeñas aldeas sin teléfonos, ni televisión, ni blogs… Claro: hoy la gestión de nuestra identidad (IDigital) exige habilidades muy diferentes a simplemente decir nuestro nombre y apellido completos, el origen territorial de nuestra familia, nuestro oficio e incluso dar a conocer nuestro número de “de ene ¿y?”. Hoy somos identificados por nuestras «coordenadas IP» (nuestro email, nuestro blog, nuestra página o dominio en alguna red social como Facebook, Ning, Likedin, Xing, Twitter, la Página de Admiradores de Clan-rTVE o la que se te ocurra). La Identificación personal, es un requisito básico para establecer un contacto recíproco.

 La solución:

Comprende y ejercita la comunicación asertiva.

3 comentarios en “Me mandaron a la mierda, ¿es grave Doctor?

  1. Richard Valerin
    22/11/2010 | 06:35

    Excelente comentario, yo personalmente me abuse de tus servicios, solicitando ayuda para la redaccion de un articulo cientifico sobre emprendedurismo del abogado, para la obtencion del grado de licenciatura en una universidad en Costa Rica, accion a la cual me respondiste con una celeridad increible y que de paso no habia podido agradecer, la verdad es que tu respuesta Mario supero mis espectativas, fuiste cortez y directo dandome una ruta por seguir, de nuevo te agradezco el tiempo que te tomaste en responder a mi solicitud, saludos desde Costa Rica, atentamente Richard ah y otra cosa al menos aca en Costa Rica si nos mandan para la mierda pues los vamos a visitar a su casa…

  2. Adriana
    15/11/2010 | 14:25

    muy bueno realmente, existen tantos de estas personas, oportunistas, mejor dicho, nadie, porque eso son nadie y ahí quedarán. Un beso

  3. Pepe Luis
    11/11/2010 | 00:00

    Querido Mario, simplemente genial !!! El que quiera peces, que se moje el culo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *