Quisiera mi trofeo

trofeo

Ganar no es un juego

¿Quién no quisiera que le pulsen en botón dorado del “pase directo” en Got Talent? ¿Quién no quisiera ser finalista y ganar MasterChef? ¿Quién no quisiera recibir el trofeo de “La Voz” o la Medalla de Oro Olímpico en la carrera de 100 metros llanos? ¿Quién no quisiera recibir el próximo Oscar a la mejor dirección? ¿Quién no quisiera ser el ganador del próximo Nobel de Física? ¿Quién no quisiera recibir el Disco de Platino por su canción? ¿Quién no quisiera que la Ruta 66 pase por la puerta de su casa donde tendría un garaje adentro del cual diseñaría el algoritmo perfecto para predecir el valor futuro de cada compañía? Pues pocas personas piensan en esto, y muchos menos están dispuestas a comprometerse para conseguirlo, aunque se trate de su mejor deseo. Quizás algunos pocos lo hayan escrito, aunque es posible que la mayoría de ellos nunca ha vuelto a leer tal deseo que, si en realidad está escrito, ya es: casi un objetivo… sería una “meta” si además hubiera descripto lo que tiene que hacer y le hubiera asignado una fecha en que lo logrará. Punto aparte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *