Cambiar la conexión, para cambiar la orientación

La fuerza endógena que impulsa, es mucho más poderosa que los factores exógenos que traccionan hacia la independencia profesional.

La mayoría de nosotros ha escuchado que la clave para un exitoso cambio de carrera: es darnos cuenta de lo que queremos hacer en el futuro, y luego actuar sobre ese conocimiento.

Esto reflexioné por Twitter inmediatamente después de disfrutar el post de Alicia Chavero: Lecciones de alguien que sobrevivió al desempleo. Otra vez, esta joven talentosa creativa vuelve a darme buenos motivos para buenas reflexiones (Ver Carta Abierta a Alicia Chavero).

Todos conocemos alguna historia sobre algún talentoso profesional o empresario que ha perdido su pasión por el trabajo, o la de una persona que arrojó “por la borda” una carrera de 20 años para dedicarse a algo completamente diferente y está feliz.

Una de las más apremiantes preguntas que hoy en día tienen que saber responder los profesionales, en especial lo más jóvenes, es:“¿Estoy haciendo lo que es bueno para mí, o debería cambiar de dirección?”.

La mayoría de los jóvenes profesionales enfrentan situaciones en las que deben lograr un cambio de dirección es difícil de lograr. Muchos académicos y orientadores profesionales sostienen que el problema yace en conductas humanas básicas: le tememos al cambio y no queremos hacer sacrificios.

La gente fracasa, la mayoría de las veces, porque adopta un enfoque equivocado para encontrar carreras nuevas, o renovar la orientación de lo que hace habitualmente con lo que ha aprendido a hacer. De hecho, el enfoque convencional sobre cómo cambiar de carrera es una receta para no cambiar.

Pero “el cambio” en realidad ocurre a la inversa. Primero es la acción, y luego el conocimiento, porque cambiarse de carrera implica redefinir nuestra identidad como trabajadores, cómo nos sentimos en nuestro fuero interno respecto a nuestros papeles profesionales, lo que comunicamos a otros sobre nuestro “yo” y, finalmente, cómo vivimos nuestra vida laboral.

«¿Quiénes somos?» y «¿qué hacemo?s», son cuestionamientos que están estrechamente conectados como resultado de años de actividad formándonos y ejerciendo una profesión. Para cambiar esa conexión debemos recurrir en primer lugar a la acción; ¡justo lo que no deberíamos hacer según el enfoque convencional!.

Muchos profesionales que cambiaron su carrera con éxito, usaron como modelo de cambio “probar y aprender”, llevando a la práctica sus identidades posibles, luego trabajándolas y perfeccionándolas hasta que las identidades estuvieron lo suficientemente arraigadas en la experiencia para guiarlos a pasos más decisivos.

12 comentarios en “Cambiar la conexión, para cambiar la orientación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.