Alejandro Magno No Condujo un Tesla

Aristóteles dialoga con Alejandro Magno

Aristóteles aconseja a Alejandro Magno que no compre un Tesla

Desde que a mediados del Siglo III a.C. Filipo II de Macedonia encargó a Aristóteles la formación intelectual de su hijo Alejandro III de Macedonia ─más conocido como Alejandro Magno, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto y Gran Rey de Media y Persia─ el oficio de consultor de empresas ha evolucionado hacia una profesión igualmente prestigiosa como endemoniada según qué lado quieras ver de “la cosa”.

Ocurren cosas curiosas en el mundo moderno con los consultores de empresas.

En las últimas décadas los especialistas que asesoraban para diseñar procesos, implantar mejoras y el desarrollo de los negocios han devenido en coaches ontológicos, o consejeros psicológicos o mentores, desempeñando roles genéricos que a mediados del pasado Siglo XX estaban muy alejados del riguroso criterio empresario: optimizar el negocio para ganar más dinero.

Es decir, los consultores del presente parecen desempeñarse cada vez como la tutela intelectual que Aristóteles utilizó con su discípulo Alejandro.

El excelente dominio de un tema tecnológico, financiero, comercial o sobre la gestión de los recursos humanos no resulta un saber suficiente para orientar a los directivos, los obreros, los administrativos, los vendedores y a los propios empresarios para que sus organizaciones empresarias funcionen bien, mejoren, se desarrollen y ganen más dinero.

Es obvio que Alejandro tuvo un don natural para sus gloriosas aventuras, hasta que alguna “reyerta palaciega” mal gestionada puso fin a su fulgurante “carrera emprendedora”.

Supongo que las enseñanzas de Aristóteles ─como los consejos que hoy puede dar el mejor consultor de empresas a sus clientes─ no fueron suficientes para hacer que Alejandro llegara (literalmente) tan lejos con sus colosales aciertos; ni tampoco para cometer sus colosales errores estratégicos.

El desempeño del consultor de empresas en la actualidad necesita dominar herramientas de diagnóstico, gestionar grandes cantidades de datos, interpretar con claridad cuáles son las actividades que tienen alto y bajo rendimiento para cada una de las partes de las empresas que asesora y una poderosa habilidad para tratar con los seres humanos.

Enumerar aquí las cualidades del consultor de empresas me parece inútil; porque todos sabemos cuáles son las competencias necesarias para desempeñarse como un buen consultor. Aunque sugiero tener cuidado:

No hay personajes con superpoderes desempeñándose como consultores de los más destacados empresarios contemporáneos. En general, se tratan de personalidades resilientes que saben conciliar el sentido común, la intuición y una visión a largo plazo sin perder nunca de vista las raíces socioculturales, tecnológicas y financieras con que se nutren los potenciales factores de éxito, y también del fracaso, de cada actividad adentro de una empresa en el contexto de los múltiples ecosistemas en los que intervienen.

Seguramente, Aristóteles hoy estaría confinado en el despacho de alguna Universidad elaborando teorías sobre “algo” porque, por ejemplo, uno de los principales mentores de Elon Musk (SpaceX, Tesla Motors y SolarCity) es Erike Batista, un empresario brasilero cuyo mayor reconocimiento en el “circo global de los big brothers emprendedores” es haber perdido u$s 35.000.000.000 (treinta y cinco mil millones de dórales estadounidenses) en un solo año (Fuente Bloomberg).

En resumen: ¿quieres ser consultor de empresas? Buena decisión; aunque debes comenzar por responderte:

  • a) ¿Cuánto sabes de lo que no sabes sobre las circunstancias del Imperio Persa que favorecieron la “magnificencia” de un tal Alejandro hace unos 2300 años?; y
     
  • b) ¿tus conocimientos implícitos sobre algunos aspectos de algún negocio, te permitirían saber transferirlos tácitamente, fácil y rápido, a clientes que necesitan algo más que “deseos de conquistas grandiosas”?

“Be water, my friend”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.