De esto no se habla

Se viene la noche, es hora de comenzar a colocar la luz apropiada en el lugar correcto para ver los baches y evitar los choques. El problema que causa todo aquello de lo que no se habla, es similar a los destrozos que provoca estar circulando a gran velocidad en zonas en las que se debe disminuir abruptamente la velocidad.

Con la crisis ya abierta (inflación, incremento de morosidad  en el sistema financiero y entre las empresas, aumento del índice del desempleo, disminución de la recaudación y reducción de reservas, aumento de la tensión social, y toda una serie de sensaciones emocionales de la gente en su día-a-día e indicadores macroeconómicos hacia abajo) hay factores que suelen estallar como “bombas en las manos”.

Este post es sobre aquellas pequeñas fisuras descuidadas por el sistema, que se van a comenzar a transformarse en profundas grietas. Las he “aprendido” y “sufrido” en la Argentina, desde fines de la década de 1960 (yo era un niño de 10 años de edad) y ahora se hacen evidentes en España (48 años después)… lo “espasmódico” es que todos saben que “de esto no se habla” y de “esto no se habla”.

Me centraré en cuestiones de la educación. Pero también existen procesos degradantes de los “que de esto no se habla” en las prácticas de la política, la gestión de la administración pública, las prácticas en la industria y el comercio, el comportamiento de los empresarios, el desempeño de los trabajadores y sus dirigentes, la función de las instituciones religiosas, el arte, el sexo, el ocio, la familia y toda actividad, usos y costumbres que conforman la cultura de la sociedad.

De esto no se habla:

  • La asimetría social que produce la accesibilidad a las TIC; no es lo mismo poder comprar, poseer y utilizar regularmente un ordenador, que el saber aprovecharlo para conseguir, comprender, aprender y utilizar información clave para el desarrollo personal y profesional.
  • Las políticas que promueven la formación continua, arruinaron a la buena formación continua. La han degradado desde una herramienta clave para el desarrollo socioeconómico, a ser una actividad económica lucrativa para 100 empresas, que dan trabajo a un par de miles de formadores y empleados administrativos, pero que no contribuye con valor al desarrollo de las cadenas productivas.
  • Quienes más resisten la actualización de los contenidos pedagógicos y el rediseño de las metodologías didácticas son las mismas empresas (públicas y privadas) del propio sector educativo.
  • Los docentes de la enseñanza de nivel medio reclaman para sí­, departe de sus alumnos, un trato respetuoso que ellos mismos no ejercen ni para con sus alumnos, ni para con sus padres.
  • En una abrumadora mayoría, los padres delegan en la escuela la tarea de modelar los valores y los objetivos profesionales de sus hijos.
  • Las declaraciones políticas sobre la educación, no tienen correlato con el comportamiento de los políticos para planificar y gestionar al sector educativo.
  • El descomunal gasto público en programas para la formación de emprendedores, no distingue entre buscadores de empleo, los cazadores de subsidios y los creadores de empresas.
  • Poca gente sabe que “docente” significa «el que da la luz», y que “alumno” significa «al que le falta luz». Con este criterio oculto a la vista pública, pero profundamente arraigado en el sistema educativo y la administración política que lo gestiona, se justifica una relación estratificada de rangos superiores e inferiores. El resultado: no se comprende la importancia de los vínculos, en un mundo donde los vínculos sociales son cada vez más importantes que los individuos.

Los políticos, los propios educadores, los padres de los estudiantes, los estudiantes y los funcionarios de todos los niveles que gestionan al sector educativo saben que se están produciendo algunos desastres: i) pérdida de calidad, ii) duplicación de gastos de manera innecesaria, iii) desarticulación entre los contenidos y objetivos que se ofrecen, con lo que la sociedad demanda, iv) obsolescencia de las herramientas y las metodologías didácticas. No obstante, nada cambia. El tiempo pasa y el statu quo se perpetúa porque el estado del arte se ha convertido en una poltrona confortable.

Continuará… Quizá¡s tu tengas identificadas otras “de esto no se habla”, o quieras profundizar sobre las que aquí­ he mencionado; por favor, expresa tu valioso comentario.

1 comentario en “De esto no se habla

  1. Javier
    17/03/2010 | 16:46

    Estimado amigo:
    El “pueblo” en nuestro querido país, España, es en una inmensa mayoría “tonto de baba” y lo digo con dolor. Esta crisis que tú ya has pasado es algo que forma parte de tu conocimiento… pero intransferible a los demás como bien sabrás. Primero necesitamos “despertar” y si tenemos suerte te haremos caso. Gracias amigo.
    Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.