¿Dónde apoyar a la reforma educativa?

Hoy ha entrado una nueva cuestión en la escena: la dimensión política de impulsar las escuelas 2.0. Para profundizar en este tema sugiero una atenta lectura de: “Política y turismo digital: Zapatero no está en Internet”, publicado por Dolors Reig.

Me preocupa que la discusión se siga centrando en los aspectos instrumentales de la metodologías y sus herramientas, como si las tic pudieran por sí solas revertir el modelo de reproducción cultural que en los últimos 150 años o más han estado produciendo líderes empresarios, dirigentes políticos, técnicos y obreros que conducimos al mundo a sucumbir bajo una nube de sucia polución física y moral.

Es inexplicable que todavía resulte un “sorpresivo descubrimiento” que la “crisis Ninja, subprime (o como quieras llamarle)” tiene muchos componentes en la manera en como se han formado a los inversores, a los consumidores y a sus respectivos mediadores financieros apañados por políticos y funcionarios que suelen “mirar para el otro lado” de los problemas de cara a sus propias soluciones para sus propios problemas.

Me preocupa que las escuelas continuen siendo pensadas en términos de “dotación tecnológica” sin comprender la imperiosa necesidad de comenzar por el reflorecimiento del talento docente, la profunda transformación de la metodología con que se los prepara para ejercer la profesión y, en especial, prescindiendo de la revisión sobre los contenidos que son necesarios aprender para enfrentar a los nuevos problemas que se necesitan resolver.

Me preocupa que contenidos tales como “aprovechar oportunidades”, “tomar decisiones”, “iniciativa”, “autoestima”, “autoeficacia”, “controlar el riesgo” y “disonancia cognoscitiva” todavía no sean materia de estudio en todos los niveles y disciplinas de la “enseñanza”; más todavía, me preocupa que se siga asociando a “la educación” con “la enseñanza” sin considerar el protagonismo que tiene “el aprendizaje” en las nuevas generaciones de estudiantes.

Me preocupa que cuando los políticos hablan sobre “la educación”, se refieren en palabras al largo plazo, pero que en la realidad de sus intenciones más o menos coincide con “las próximas elecciones”.

Me comienza a preocupar, muchísimo, que “la familia” todavía no sea comprendida como un recurso básico, fundacional e inextricable de “la (institución) escuela” a la hora de establecer, planificar y ejecutar las reformas imperiosas que necesita todo el sistema educativo contemporáneo.

Me preocupa que la educación siga siendo un sector institucional reaccionario, conservador e impenetrable por la creciente red de talento que surge espontáneo en la “sociedad civil”, pero que a poco de cobrar vuelo va anquilosándose en las mismas malas prácticas que el sistema que pretende cambiar (hasta que cobra el primer subsidio o logra un “pelotazo” dentro de la “Admón”).

Concluyo

La familia del estudiante no puede estar ausente de lo que debería suceder.

El primer paso, la formación de los nuevos perfiles profesionales de facilitadores de aprendizaje (antes, genéricamente llamados “docentes” = los que iluminan) tiene que ser inmediatamente seguido por la inclusión de la familia como la articulación básica entre el aprendizaje y la práctica y el punto del apoyo de la inserción del nuevo talento que egresa de la escuela, en la sociedad, para la polinización del conocimiento en mejor calidad de vida del entorno local.

8 comentarios en “¿Dónde apoyar a la reforma educativa?

  1. 26/07/2009 | 07:54

    Gracias Esteban por tu comentario “de peso”, sustentado en tu valiosa experiencia profesional y,sobre todo, tu virtuoso sentido común.

    Continúo tu línea de pensamiento. Yo creo que lo que se ha abandonado durante las últimas décadas —en especial en Iberoamérica— es en la estimulación recíproca que deberían estar generando “Estado”, “Familia” e “Institución Educativa” (incluyendo el personal docente).

    Hemos avanzado mucho en términos de “gestión” en la educación sistemática (la institucional), pero no hemos avanzado nada en la “emoción” por educar.

  2. ESTEBAN CAMPERO
    25/07/2009 | 17:56

    Hola Mario,

    Sigo con mis lecturas de este excelente espacio, con un desorden cronologico. Con este post y tus continuas reflexiones acerca del cambio de paradigma educativo, estoy completamente de acuerdo, hasta incluso creo que la brecha entre la forma de enseñar y los retos del mundo de hoy es cada vez mas grande. Sobre la metodologia y los formatos a implementar, no le quito importancia, se vuelve fundamental ser atractivos, utilizar los mismos canales de comunicacion que se utilizan en cualquier otro consumo cultural como el entretenimiento. Volver a ser interesantes, preguntarse por que un alumno puede acordarse de memoria la formacion titular del equipo de Independiente o de los superheroes de una serie y no puede registrar los nombres de las ciudades o los rios de un determinado pais. El desafio de como enseñar lo viejo en formatos nuevos para que sea atractivo esta dicho, ya esta planteado y suscribo. Pero como decis vos, tambien se trata de cambiar lo que se enseña, no solo la forma, contruir conocimiento a partir de las actitudes, entrenar en competencias.

    Muchas veces la pedagogia y las ciencias sociales en general, de tanto clasificar en categorias para analizar, terminamos complejizando aun mas el problema y nos alejamos mas de la accion. La educacion 2.0 debe ser mas que el medio para ser entretenidos y garantizar la atencion, y por ende, el aprendizaje. Hay que perderle el miedo a esta vuelta de tortilla y tomar a las herramientas colaborativas y de paricipacion como uno de los formatos ideales para fortalecer competencias personales como trabajar en equipo y desarrollar redes de apoyo.

    Para animarse, hay que dejar de ser superficiales, salir de la logica lineal de los programas de alfabetizacion digital y asumir que la educacion tambien es un espacio de construccion colectiva, que requiere de entrenamiento en competencias para prepararse para los nuevos retos. Ese es el cambio de chip que mas nos va a costar a los educadores. Mas que miedo al mouse, hay inquietud por como ordenar el espacio colectivo, garantizando el orden. El asumir la cultura participativa, donde hay derechos y obligaciones, es mucho mas que el equipamiento tecnologico. Y la ironia esta en que la mayoria de las herramientas que se necesitan son gratuitas. Creo que a la politica le esta costando mucho pensar el desarrollo mas alla del apoyo en infraestructuras. Muchos se irritan por la supuesta perdida de valores, degradados en la nueva era y no ven la oportunidad de poder reordenar una verdadera comunidad educativa, entre los docentes, las autoridades, los alumnos, y como marcas vos en columna vertebral, la familia. Para todo esto el docente tendra que redefinirse y animarse al cambio y los gobiernos, asumir el reto de reestablecer la comunidad educativa, tender puentes mas que construirlos.

    Tus reflexiones siempre disparan las mias, nos unen muchas cosas y nos preocupan las mismas. Con muchas ganas de estar compartiendolas por alla, tomando un tinto de verano, por ahora te mando mis saludos desde el frio polar de Tucuman.

  3. 12/06/2009 | 14:06

    @María Nela,

    Gracias por tu profunda reflexión. En términos de “conversación” y no en “plan respuesta”, comienzo a pensar en el final de tu comentario, que creo es el principio fundamental de toda la cuestión: “¿hacia dónde va la pedagogía?”

    Hemos estado (estudiantes, profesores, familias, instituciones, técnicos y políticos) muy ocupados en analizar de dónde viene y cómo está “la pedagogía”; pero no es frecuente preguntarse hacia donde vamos.

    Porque esa pregunta es “incómoda” y hasta podría ser considerada “políticamente incorrecta”. Porque “la pedagogía” tiene un rol asignado: replicar modelos de relaciones sociales, habildiades y competencias para que las cosas sigan como están.

    ¿No?

  4. maria nela
    11/06/2009 | 12:08

    hola Mario!!

    Me satisface su artículo, y su intención bien marcada de que la educación pide un cambio. Al leer sus inquietudes me recordé de josé Martí, desde la época que vivió también nos hizo llegar sus inquietudes acerca de los fines de la educación al plantear que la educación debe preparar al hombre para su tiempo, y no dejarlo por debajo….. Hoy, sin embargo vemos como se enfatiza en el uso de las TIC, y se hace un uso indiscriminado de las mismas, relegando a un segundo plano sus potencialidades formativas en relación con lo intrapersonal y lo transpersonal. Las habilidades emocionales, la autoestima y la autovaloración en la escuela tradicional se dejan a la espontaneidad,no se quiere entender que son el punto de partida para la toma de decisiones, y el desarrollo de actitudes y valores. Casi siempre esto le toca a la familia, pero me pregunto ?Hasta que punto está preparada la familia actual para asumir este desafío en la educación de sus hijos? de a corazón lo felicito Mario, por sus reflexiones tan interesantes. A veces me pregunto hacia dónde va la Pedagogía?

  5. 09/05/2009 | 05:26

    @Daniel, es loable el compromiso pedagógico del profesor de tu hija que seguramente puede hacer lo que hace porque está en una institución que comprende y favorece esas muy buenas prácticas didácticas, y porque tanto su grupo de alumnos con sus respectivos entornos familiares también tienen la actitud proactiva con relación al aprendizaje.

    Pero “lo opuesto” es “la constante”; tu lo sabes. Y ahora me surge la duda si hay que seguir “machacando” sobre lo malo o polinizando con “lo bueno”.

    La respuesta “lógica” debería ser: “machacar a lo malo con la polinización de lo bueno”. Pero, “lo malo” en la educación está tan “malo”, que tanto la mayor parte del profesorado en ejercicio como las instituciones donde se “imparte enseñanza” (sin clara identidad de ser el lugar “donde se aprende”) están por “la fácil” permaneciendo a “nivel 0” (nada de trepar montañas, nada de tomar riesgos por moderados que sean, nada de utilizar a fondo recursos disponibles para nuevas opciones, nada de nada).

  6. 08/05/2009 | 22:42

    Excelente comentario Mario.
    Anoche tuve una grata sorpresa el profesor de filosofía de mi niña (16 años), reunió a un grupo de padres para comentarnos su proyecto que denomina de “vivencialidad humana”. El proyecto consiste en escalar una montaña de riesgo moderado/bajo, extraer a los educandos de la realidad contextual educacional y presentarles un contexto de desafío ante la naturaleza. Sacar a los jóvenes de la comodidad ciudadana, cargarles con una mochila y hacerlos caminar hasta que pidan por favor Stop, tiene sus beneficios conceptuales a partir de la dureza de lo vivenciado. Cuando regresan de la cumbre, sus egos están debilitados y sus mentes receptivas, en ese instante les entregan cartas que los allegados le han escrito a los pequeños montañistas demostrándoles afecto y reconocimiento por haber logrado el difícil objetivo de hacer cumbre, y por supuesto todos a llorar. Demás está decirte que no hay improvisaciones, viajan Psicólogos, Médicos, Profesores de Gimnasia etc.
    El resultado de esta actividad que ya lleva tres años de aplicación es exactamente lo que tu pregonas reemplazar a “líderes empresarios, dirigentes políticos, técnicos y obreros que conducimos al mundo a sucumbir bajo una nube de sucia polución física y moral” por personas, capaces de entender su propia dimensión.
    Saludos cordiales.

  7. 07/05/2009 | 08:44

    Estimado Antonio,

    Estaba recordando que (creo en a mediados del año 2000 o quizás de 1999) recibí un correo tuyo en el que comentabas un programa que organizabas sobre “innovación” y “desarrollo emprendedor” en el que me proponías participar. Me parece que ese fue nuestro primer contacto.

    En “aquellos años” ( 😉 parece el título de un tango romántico y melancólico) poca gente hablaba en Iberoamérica sobre “innovación” y “desarrollo emprendedor”. Muy poca.

    Desde “aquellos años” a la fecha han pasado muchas cosas. Muchísimas. Incluyendo el meritorio crecimiento de Indor (http://www.indor.net)

    Cambios sucesivos de ordenadores y “sistemas operativos”, incluyendo la emigración de “mi Buenos Aires querido” a “Sevilla, ¡arza mi niña!” me hicieron ganar (demasiados) kilos, perder (bastante) cabello y ¡valiosos! eMails que marcaron momentos muy especiales de mi aprendizaje, de mi vida y de mi futuro.

    Antonio, te lo digo públicamente, 9 ó 10 años después: ese mail tuyo (en el que me comentabas la iniciativa y me proponías que te envíe mi CV) marcó un “antes-y-un-después” en mi vida porque me ayudó a fortalecer mi idea que mi talento y mi persona no tenían porqué estar confinados en un espacio geográfico del planeta.

    Claro que luego coincidieron varias otras cosas. Un proceso que comenzó por lo estrictamente “profesional” viniendo a España “a trabajar” en cuestiones puntuales por breves lapsos de tiempo y que cobró una dimensión extraordinaria cuando nos conocimos con Asunción (la más bella de todas las bellas andaluzas) y que fue el catalizador para radicarme en este país.

    Antonio, a mi me honra tu afecto. Considerarte “cerca” me ayuda a sentirme muchísimo mejor estando “lejos” de mi “historia” y de mi “territorio”. Gracias.

  8. Antonio Palacián
    06/05/2009 | 17:34

    ¡Hola Mario! como siempre me sorprende tu capacidad de comunicación escrita, lo cual no sería posible sin tus conocimientos profundos.

    Estoy de acuerdo con lo que dices y me recuerda otra de tus pasiones la introducción de cambios en las organizaciones, la cual compartimos. En estas y en las empresas, la última moda es la continua insistencia en introducir y desarrollar innovación, pero siempre o casi siempre desde la perspectiva tecnológica del “hard”. Creo que se esta llegando al límite de este desarrollo innovador, sino sabemos introducir la innovación organizacional, que tiene que ver con el cambio de actitudes y el aprendizaje. La tarea es ardua y lo primero quizá, es aprovechar esta crisis que no es pasajera, para insistir a agentes sociales y políticos a que cuando hablan de la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo actual, tengan en cuanta este tipo de aprendizaje e innovación.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.