Mentores, pasión por el liderazgo (3ª Parte)

Paso 3

Establecer claras reglas de acción

Objetivo: Asegurarse que los mentores y protegidos se reúnan con regularidad y que sepan de qué hablar y qué buscar cuando lo hacen.

Antes de iniciar las relaciones entre mentores y entrenandos, es necesario ayudar a los participantes del programa de mentoría a que establezcan un enfoque preciso acerca del propósito de por qué lo están haciendo. ¿Es para desarrollar una particular habilidad, crear un plan de carrera, o para orientar a los nuevos empleados? En todo el transcurso del Programa DVE, he estado permanentemente animando a los estudiantes y sus mentores para que compartan sus respectivos estilos de aprendizaje, que hagan explícitas sus metas personales y profesionales, que hagan públicos detalles de sus biografías.

Una clave del éxito de los programas de mentores es que las reuniones se realicen en forma periódica, con lapsos de tiempos regulares (cada 15 días como máximo y semanalmente como mínimo) y durante lapsos de tiempo en que ambos (mentor y protegido) puedan dedicar su total atención a sus encuentros (entre 90 minutos y 3 horas por sesión). Para ello, resulta esencial que sean los propios “partners” quienes establezcan la frecuencia y el calendario que ambos se comprometen a cumplir (no estaría mal ponerlo por escrito en una especie de “acuerdo que previene el desacuerdo”; además, es muy favorable que en los “acuerdos” también se describan los principios de confidencialidad que regirá la relación interpersonal.

Cuando existan “la cultura” que lo haga posible, sobre todo en mentorías que implican participantes alejados geográficamente, es perfectamente aceptable que las sesiones se desarrollen por medio de conversaciones telefónicas, chat o videoconferencias (MSN, Skype u otra herramienta que a ambos les resulte familiar).

En la mayoría de los casos, sugiero establecer una fecha final para que ambas partes puedan ir regulando el flujo de información y retroalimentación que se brinden y que esté asegurado un punto de finalización pactado. Suele ocurrir que quienes trabajan logrando buenos resultados, decidan ampliar su relación de mentoría y en bueno permitir que eso suceda libremente sin intervención de la organización que implementa el programa. Cuatro años después de finalizado el Programa DVE, hubo casos de estudiantes que ha solicitado consejo a los mentores para cuestiones vinculadas a sus propios proyectos emprendedores.

Paso 4

Mantener un sistema de información y evaluación

Objetivo: Asegurar que el programa de mentores proporcione los resultados buscados.

Aún cuando generalmente las relaciones interpersonales entre mentores y entrenandos resultan ser muy satisfactorias, las organizaciones que implantan programas de mentores deben saber cómo funciona el programa mediante una comprobación de impacto periódica; dependiendo la frecuencia del tipo y extensión del programa.

Los dirigentes organizacionales más experimentados saben que “Que no haya noticias, no es una buena noticia”. Si el objetivo es aumentar el número de mujeres entre los altos cargos directivos de un organismo, ¿cuál es esa cantidad de directivas que se necesitan formar?

Sondeos de opinión entre los participantes, realizados mediante entrevistas cara a cara, ofrecen información sobre cómo se está desarrollando el proceso formativo, los problemas y la calidad lograda al establecer la paridad entre perfiles (Paso 2).

Lejos de lo que puede suponerse, la gente que participa en este tipo de experiencias suele ser muy sincera con los evaluadores dando información precisa sobre si la relación está funcionando con su tutor o su entrenando. Si existe la sospecha que las personas no dirán lo que se necesita saber por temor a las sanciones, es una señal que se han cometido errores en el diseño de todo el programa: desde el establecimiento de los objetivos, la selección de los participantes y cómo se han establecido las paridades.

De ser así, es recomendable organizar alguna reunión plenaria para manifestar esta sospecha y que entre todos consensúen un grado razonable de sinceridad para el bien de la organización.

1 comentario en “Mentores, pasión por el liderazgo (3ª Parte)

  1. 14/08/2008 | 05:03

    Muy interesate tus recomendaciones, creo que es esencial llevar a las partes a un pacto tacito que sostenga la relacion y que se ordene para poder dar sus frutos. Seguramente sea esta lo que tambien permita sostener la relacion, despues de lo entusiasmante que puede resultar al comienzo, para que no decaiga despues. Sigo el tema con atencion, en Tucuman queremos ordenar un poco las reuniones, para que no queden como un simple encuentro. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.