En la escalinata del Capitolio arde un jabalí

volver a tropezar dos veces con la misma piedra
El problema no es tropezar, es no parender

Que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra no es un hecho verificado científicamente, pero suena bonito. Moraleja: aprender de los errores te acercan al acierto porque el problema no es tropezar dos veces con la misma piedra; el problema es no aprender por qué tropiezas con esa piedra. Si no aprendes nada, lo más probable es que vuelvas a tropezar una tercera, una cuarta y muchas veces más.

Ahora bien, conocer algo no implica que lo sepas aprovechar correctamente. El conocimiento es útil cuando se transforma en el beneficio directo de aplicar todo lo que se puede hacer con una habilidad: hablar, escribir, fabricar zapatos, vender ordenadores, gobernar un país, administrar un negocio o cocinar…

La historia se repite, se repite, se repite, se repite. ¿Has visto “Tenet” de Christopher Nolan (2020)? La raza humana no pudo, al menos hasta el presente, descifrar los secretos antes de tiempo, ni manipular lo que ha sucedido en el pasado para influir en lo que nos sucede en el presente.

Cada tanto, alguien vuelve a tropezar con la misma piedra porque no ha aprendido que el sesgo de confirmación condiciona nuestras decisiones y, más grave aún, las acciones de las personas que nos siguen.

Los seres humanos logramos aprender mucho en algunos aspectos, pero no siempre sabemos aplicar eficazmente nuestros conocimientos de manera eficiente.

No quemes la choza para comer un jabalí

Por ejemplo, nuestros antepasados aprendieron cómo construir viviendas con troncos y paja, lo que les ayudó a peregrinar junto con las manadas de los animales que cazaban para comer. Conocían el fuego, aprendieron a crearlo, pero sólo para iluminar las noches y calentarse en invierno. Durante muchos siglos no usaron el fuego para cocinar.

Una vez, una familia de neandertales salió en la madrugada para cazar, pero se olvidaron una hoguera encendida. Al regresar, encontraron una choza totalmente incendiada y adentro un jabalí completamente chamuscado.

Decidieron no desperdiciarlo, de modo que se lo comieron en la cena y así descubrieron que la carne de jabalí quemado estaba más tierna y sabrosa que crudo.

Aprendieron la lección y, desde entonces, cada vez que algunos humanos quieren comer bien: incendian una choza con un jabalí adentro.

A lo bruto, no.


2 comentarios en «En la escalinata del Capitolio arde un jabalí»

  1. Excelente mensaje, muy actual y deberíamos recordar hechos tan reprobables como el que nos toca vivir.
    Recuerdo a Tejero invadiendo las cortes intentando derrocar la incipiente democracia española.
    Nosotros también vivimos atropellos de inadaptados que acosaron en repetidas oportunidades a la legislatura para cambiar o evitar promulgación de leyes que no compartían.
    Pobladas que derrocaron gobiernos elegidos democráticamente en varias oportunidades.
    Coincido en que no aprendemos, repetimos conductas que nos hacen tropezar con la misma piedra.
    En un recital de Julio Iglesia le pedían que cantara la canción del boludo insistentemente.
    El les responde que lo haría pero que no la recordaba en su repertorio.
    Entonces le manifiestan:
    “Esa que dice, tropecé con la misma piedra “
    Gracias Mario por tu exquisita parábola
    Abrazos

Responder a admin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de la AEPD que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos. MÁS INFORMACIÓN. ACEPTAR
Aviso de cookies