Universidades Corportativas

eslabones

Enlazar al talento con el futuro

Las universidades corporativas se comenzaron a crear en la década de 1980 intentando superar el impacto de los tradicionales “departamentos de formación” en las grandes corporaciones globales.

Este innovador enfoque de la formación profesional continua se ha ido consolidando en los últimos años porque ha demostrado ser un poderoso instrumento para fortalecer e integrar más valor a las estrategias de crecimiento a mediano y largo plazo en las grandes organizaciones.

Aun cuando existen varios modelos de implantación, que varían entre diferentes compañías y los territorios donde operan, el foco de las universidades corporativas es la formación de competencias muy especializadas necesarias para el negocio específico de cada organización.

Los casos que se pueden analizar públicamente, en general, permiten constatar que su modelo de aprendizaje estimula muy positivamente la motivación entre los estudiantes (personal de la propia compañía) para mejorar su talento y desarrollar colaborativamente el capital humano del negocio. A largo plazo, tienen efectos positivos sobre la salud financiera de las empresas que las crean porque fortalecen exponencialmente la cantidad de valor que integran a sus procesos de producción y de gestión.

Hay algunos elementos diferenciadores importantes entre el modelo de “universidad corporativa” y el del “departamento de formación” tradicional. Principalmente, las universidades corporativas están diseñadas para alinearse con las iniciativas estratégicas a largo plazo de la corporación, mientras que los departamentos de formación tienden a estar más centrados en ofertar formación de competencias puntuales bajo demanda.

¿Qué hace que unas corporaciones funcionen mejor, sean más innovadoras y ganen más dinero que otras?

Hay muchos destacados ejemplos para sostener que las universidades corporativas constituyen las mejores prácticas de formación continuada interna. Algunas universidades corporativas prominentes funcionan desde hace varios años en la Universidad Disney, General Electric, McDonald Hamburger University, Universidad de Motorola, Oracle University y la Universidad de Toyota.

Las iniciativas destinadas a desarrollar y ejecutar las estrategias de formación continua en estas organizaciones, no se limita a utilizar la tecnología para facilitar el aprendizaje de los empleados; fundamentalmente se asocian con proveedores de formación adecuados para maximizar el aprendizaje de la organización.

Por el lado de las Universidades, sobre todo de las más pequeñas y anidadas en un contexto territorial limitado, la creación de universidades corporativas les abre interesantes oportunidades para poder operar “como un negocio” extendiendo su alcance geográfico, permitiendo el desarrollo de su profesorado, creando oportunidades laborales para sus graduados y espacios de prácticas profesionales para sus estudiantes.

Crear una universidad corporativa, tanto para la organización como para la Universidad que asocia al su iniciativa, implica revitalizar el concepto del “aprendizaje de competencias profesionales” como un proceso continuo, que ya debe dejar de ser planificado y ejecutado como un “evento de capacitación” acotado a un programa que responde a demandas.

Esta es la base en donde se apoyan las diferencias entre corporaciones como McDonnal, General Electric, Toyota, Motorola, Oracle, Disney y todas las demás…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.