El Factor Histórico en el Desarrollo Local

Hoy, 12 de enero de 2009, se dan dos hechos que me movilizan sensiblemente. Sería el cumpleaños 99 de mi padre, D. Froim Dehter (1910-1978). Un hombre enorme, emprendedor, inmigrante (desde Rumania a Argentina) que desde la más absoluta pobreza material y desde el medio de la más profunda soledad patagónica supo construir una familia (3 hijos) a quienes nos legó un modelo de incólume integridad moral.

En mi habitual (pero nunca “rutinaria”) recorrida por la blogosfera —un hábito que fue desplazando paulatinamente leer el diario o ver el telediario cada mañana— encontré “una perla”: El Sacrificio de una Inmigrante, en el videoblog VADOR eMagazine.

Ambos hechos, asociados, me hicieron evocar lo que por los relatos de mi padre cuando yo era un niño me ayudaron a comprender la naturaleza de lo que hoy me toca vivir como adulto: emigrar, el desarraigo, el desdoblamiento territorial entre lo regional y lo globalizado…

He expresado, en los comentarios del post, mi profundo agradecimiento a la gente de VADOR por el cuidadoso tratamiento que han dado a la problemática de la inmigración desde la perspectiva de una emigrante motivada por superar adversas condiciones de vida locales.

He recuperado, desde el archivo del material didáctico utilizado en programas de formación impartidos hace unos años, un texto que reedito hoy con la intención que todos revaloricemos nuestros “espacios locales” en medio de un mundo signado por dos rasgos dominantes de la sociedad contemporánea que el sociólogo Urlich Beck ha denominado: la globalización de las biografías y la poligamia territorial (conceptos que profundizo en un eBook en preparación sobre la evolución y buenas prácticas de la cultura emprendedora).

La idea fuerza de este texto es destacar el poder de la sinergia cívica.

El texto completo del artículo (4 páginas, puede ser descargado aquí)

1. La tradición cívica local

Vivimos en un conflicto, de incierta resolución, establecido entre lo local y lo global, derivado de la irrupción de “lo macro” que pretende gobernar con cuestionable calidad científica y política la especificidad de “lo micro”.

Lo local reacciona, quizás tardíamente y sin que todavía se perfile su eficacia, con una inesperada resistencia a los intentos de sometimiento. Es obvio que la visión micro de lo local no pudo adquirir la experiencia suficiente para poder ejercer un control en el empuje global y evitar que fuera desarmado tecnológicamente para enfrentar este conflicto.

Los informes de las “evaluaciones de impacto de las políticas públicas” reducen la definición de los problemas a un perfil tecnocrático. Los problemas socioculturales no pueden ser superados efectivamente con recomendaciones tecnocráticas: requieren intervención del sentido común embebido en la estadística.

Por ejemplo, se proponen y despilfarran recursos en programas de formación y/o perfeccionamiento profesional para impulsar el autoempleo en un contexto donde no solo el empleo es destruido, sino que el cuentapropismo desborda en vendedores ambulantes y minikioskos sin posibilidad alguna de sobrevivencia. En algunos contextos locales, la promoción del autoempleo o el microemprendimiento es como sembrar trigo en campos sólo aptos para las piedras.

Así, de un lado, el Banco Mundial —que ha liderado el diseño, aplicación y financiamiento de las políticas de desarrollo social focalizado— ha debido iniciar investigaciones reforzadas sobre los núcleos duros y la especificidad interior de, por ejemplo: sujetos en condición de extrema pobreza, comunidades premodernas, juventud marginal, etc., con el propósito de refinar la capacidad inyectiva de las políticas públicas y de descifrar la cartografía inyectable de la pobreza local.

“Es obvio que los recientes esfuerzos científicos del Banco Mundial, y del racimo de «fondos de inversión social» que pende de él, no apuntan a cambiar la estrategia política (neoliberal) que los engloba, sino a reforzarla” (Escurra, 1996)

2. ¿Quién es capaz de evitar la disolución de lo local bajo el peso global?

No lo dude: el poder sinergico de la tradición cívica local.

Robert D. Putnam, sociólogo norteamericano especializado en el estudio de redes sociales, publicó en 1993 un libro de gran importancia en ese campo.

Combinando métodos históricos, antropológicos, sociológicos y políticos, Putnam examinó la historia y estructura de las comunidades locales italianas.

Su objetivo era determinar en qué grado y forma influyeron las políticas de decentralización implementadas por el gobierno italiano desde la década de 1970. Esto lo llevó a concentrarse en el estudio de la composición y dinámica específicas de “lo local”.

Concluyó que las comunidades, históricamente, tendían a constituir “tradiciones cívicas” que, en la práctica, operaban como “capital social”; esto es: como articulación de redes y asociaciones locales, y como circulación horizontal de información, recursos y capacidades.

La unidad interna y el potencial de acción de todo ese conjunto configuraba, al mismo tiempo, una fuerte identidad local, dimensionada en el plano cultural tanto como en el político.

De hecho, latía allí un poder sinergico, con potencialidad de despliegue en diversas direcciones.

Putnam pudo comprobar que, donde las tradiciones cívicas (horizontales) tenían un significativo nivel de desarrollo y donde las políticas de decentralización se acoplaron en línea con ellas, el resultado de esas políticas fue invariablemente exitoso.

En cambio, donde predominaban localmente relaciones verticales de dominación: clientelismo, patronazgo o cualquiera otra forma de desintegración comunitaria, y donde las políticas públicas no se alinearon con las tradiciones cívicas locales, el resultado era el fracaso. Su conclusión general es importante:

“Aunque nosotros estamos acostumbrados a pensar que el Estado y el Mercado son los mecanismos únicos y alternativos para resolver los problemas sociales, la historia sugiere que ambos, tanto estados como mercados, sólo operan con eficiencia óptima en sociedades cívicamente desarrolladas” (Putnam, 1993).

6 comentarios en “El Factor Histórico en el Desarrollo Local

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.