Amistades frecuentes o intensas

amigos
Como los dedos de la mano

El tiempo gana a la memoria y la distancia le gana a la frecuencia. Pero en ningún caso ni el tiempo, ni la distancia, le ganan al afecto; más bien, en mi caso, desde hace 9 años que al residir a más de 11.000 km de distancia de mis buenos y queridos amigos ha potenciado mi afecto por ell+s y me ha ayudado a valorar mejor su dimensión.


“¿Qué harías si te cantara desafinado? ¿Te levantarías y me dejarías solo? Préstame atención y cantaré para ti, e intentaré no desafinar. Oh, me las arreglo con un poco de ayuda de mis amigos. Mmm, lo lograré con una pequeña ayuda de mis amigos. Voy a intentarlo con un poco de ayuda de mis amigos…” (versión de Joe Cocker con Queen durante el recital “Golden Jubilee Weekend”, junio de 2002. Música y letra de John Lennon y Paul McCartney para el álbum Sgt. Leonely Hearts Club Band Pepper´s, 1967).

“… Con un amigo y un palo, o tres o cuatro, se construye una casa donde no estaba antes…” (“With a Few Good Friends” de Carly Simon, para el film “Piglet’s Big Movie”, 2003).

Hoy, viernes 15 de mayo de 2015 viene a compartir 36 horas de nuestras vidas mi amigo Pablo, de Luján (Argentina). Bienvenido a casa, querido amigo Pablo Sela.

Es más fácil ser amigo de alguien cuando se vive relativamente cerca; aunque si se debe cruzar el Océano Atlántico y algo más para verse un rato las cosas dejan de ser “simples”.

Dejan de haber “frecuentes” oportunidades para cosas como “vente a casa a charlar un rato” y se comienza a “gestionar la relación” por medio de Skype, o el Muro de Facebook, o cosas así…

A más de 11.000 km de distancia, desde hace 9 años, poder abrazar a mis buenos y queridos amigos, besarlos, mirar y penetrar por sus ojos y que ellos me invadan por los míos ya depende de esporádicos viajes por motivos profesionales. He perdido la frecuencia, incluso la “cantidad” de “buenos y queridos amigos”… natural. Pero con algunos de ellos he ganado mucha intensidad. Mucha in-ten-si-dad.

Incluso, con algunos de ellos ahora establecimos una manera de relación mucho más “próxima” y mantenemos contactos interpersonales más frecuentes que cuando vivíamos a menos de 80 km uno de otro. Si… bienvenido Pablo Sela, vente esta noche a cenar a casa…

El tiempo gana a la memoria, la distancia le gana a la frecuencia. Pero en ninguno caso ni el tiempo, ni la distancia, le ganan al afecto; más bien, en mi caso, ha potenciado mi afecto por algunos de mis buenos y queridos amigos y me ha ayudado a valorar mejor su dimensión.

3 comentarios en «Amistades frecuentes o intensas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de la AEPD que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos. MÁS INFORMACIÓN. ACEPTAR
Aviso de cookies