Enrique Dans, Ángel María Herrera Burguillo y yo

Qué el Destino me perdone. Me estoy metiendo contra la opinión de dos grandes figuras en Internet.

Me está afectando las «incongruencias indiscutidas»; las atrocidades intelectuales que nadie objeta, ni advierte que son atrocidades, tan solo porque las emiten personas que son como (indiscutibles) “instituciones” por el solo hecho de haber logrado un “pelotazo”.

A partir del minuto 1:25 en el vídeo de la Ponencia “Emprendedores 2.0” que Ángel María Herrera Burguillo hizo en SIMO 2.0/2007 se puede escuchar y verle decir esto que reproduzco literalmente:

Voy a hablar de emprender desde un punto de vista empresarial, ¿vale? … Voy a poner como caso práctico, porque yo creo que hablar de teoría y cómo se crean empresas (gesto) sobre todo a mi me hace gracia mucha gente de estas que escriben libros sobre como crear empresas, o el libro negro del emprendedor y cosas de estas, de gente que no ha creado una empresa, ¿vale? El Sr. (inteligible) ha hecho muchas cosas bien en esta vida, pero todavía no ha creado ninguna empresa o al menos que yo sepa, ¿vale? Entonces voy a hablar de Bubok… que es realmente “el sueño de publicar”.

No va a faltar quien afirme que yo tomo palabras del gurú fuera de contexto. Están en su contexto. Justifique lo quiera pero vea el vídeo y siga la “metacomunicación” (el lenguaje corporal que comunica lo que se está comunicando).

 

Pero, Ángel María, si lo que tu vendes es que la gente pueda publicar sus libros, cómo inicias una conferencia pública (ampliamente divulgada, incluyendo desde tu propio blog) que “te hacen gracia las personas que escriben libros”.

En una serie de entrevistas realizadas por Mobuzz.TV a “gurúes” de la «aldea virtual», en distintos eventos sobre la evolución y el impacto de la Web 2.0, encontramos esta “perlita” en el vídeo a partir del minuto 5:13 y del 5:48 de (¿me pongo de pié para escribir este nombre?) Enrique Dans:

La TV2.0 es la corrección de un error histórico: hubo un error histórico en su momento que fue convertir la conversación entre las personas en algo que salía de un tubo y que la gente solo podía mirar…y ahora lo estamos corrigiendo.

 

Aceptar esto es asumir, lisa y llanamente, que todos los que integramos la cadena de valor de la televisión convencional, incluyendo a nosotros “los televidentes” del mundo que durante más de 60 años disfrutamos de lo bueno —y podemos omitir a voluntad lo malo— de la tele somos una “manada de equivocados”.

Además, alguien que tiene la soberbia típica de quienes “ya han visto el futuro” tendría que poder entender el valor de mantener cerrada su boca de vez en cuando.

Es como si yo saldría ahora a expresar que todos los que siguen el blog de Dans están de lado incorrecto del “saber” por el simple hecho que yo no comparto su manera de comprender la realidad que él mismo describe.

Así como no leo nunca el blog de Dans y si, a veces, transito por el blog de Ángel María —por el simple ejercicio de mi libre albedrío— tengo la libertad de elección de qué canal de televisión “convencional” miro, cuándo y cuánto.

A ver si te enteras Enrique Dans: todo el resto de la humanidad, además de ti, no somos un error histórico. Tampoco tú lo eres. Pero deja de expresarte (porque no creo que lo pienses en tu intimidad ) como si estuvieras, tú solo, en lo alto de una colina mostrando a la humanidad nuestro camino hacia nuestro destino…

Enrique, estás en el fondo de una cueva proyectando sombras que apenas representan realidades efímeras. No es grave que lo hagas. El peligro, es que tu sabes que te siguen decenas de miles de jóvenes a quienes deberías advertirles que tú expones tu versión de los hechos y no la realidad. Te he escuchado en distintas ocasiones y siempre llego a esta conclusión: eres un campeón diciéndole a la gente lo que quiere oír, sin decirles lo que necesitan saber. Ese es el mejor rasgo de tu talento: tu “pelotazo”.

A ver si te enteras Ángel María Herrera Burguillo, seguiré escribiendo sin el permiso de nadie, sólo con la atención o enfrentando el desinterés de los lectores, y muy posiblemente utilice tu excelente plataforma de Bubok como canal de dstribución para mi próximo libro sobre emprender cuando se tiene más de 45 años de edad y se puede sobrevivir a un posible fracaso. Confío que no censures el upload de mi original.

Hace unos días, un cliente de uno de los tres (3) Centros de Emprendedores que he creado en Argentina, a quien considero uno de los mejores realizadores audiovisuales en Latinoamérica (http://www.puntomov.com), me ha escrito esto que reproduzco (sin su permiso) porque me ha hecho mucho bien recibirlo precisamente de una persona con su calidad humana y gran talento profesional:

“Mario … tu forma de escribir, de narrar y de transmitir experiencias para el emprendedorismo seguirá siendo notablemente motivadora, como lo fue siempre. Eso no lo abandones, es casi una misión. No es necesario que seas exitoso en todo, porque no todos los profesores de física cuántica ganaron el Nobel o inventaron la fisión en frío, por ejemplo. No todos los profesores de literatura escriben libros. No todos los profesores de matemáticas hacen con su dinero las mejores inversiones, etc, etc.” (Favio Trasi, 2008).

Oye, Ángel María: ni Schumpeter, ni Timmons, ni Bhidé, ni Veciana, ni McClelland (solo para mencionar 4 de cientos de buenos investigadores) nunca han creado empresa alguna y sin embargo con sus investigaciones ayudaron a que personas como tú, Ángel María, puedan ser eficazmente motivadas, satisfactoriamente formadas, asistidas y asesoradas para que puedan crear emprendimientos más o menos exitosos como Bubok y tus otras buenas iniciativas.

No seas “altanero”, Ángel María, no te comportes como un “chico punto com”. Eres importante para mucha gente. También para mi. Revisa esa contradicción de afirmar que te da risa la gente que publica libros sin demostrar, como tu lo pretendes, que “saben hacer” lo que “saben ser”. Todos el resto, además de tí, no buscamos tu aprobación. Buscamos, lo mismo que tu buscas: satisfacción por vivir y crear satisfacción a quienes nos rodean cerca, lejos, física y virtualmente.

Dice el Martín Fierro:

Mas naides se crea ofendido

Pues a ninguno incomodo,

Y si canto de este modo,

Por encontrarlo oportuno,

No es para mal de ninguno

Sino para bien de todos.

Que el destino me perdone. Gracias por vuestra tolerante paciencia. Por favor, considera ahora que en este espacio tus comentarios son necesarios.

6 comentarios en “Enrique Dans, Ángel María Herrera Burguillo y yo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.