La puerta de atrás

Despejen la Puerta de Atrás

Despejen la Puerta de Atrás

Si te gusta el rock vas a disfrutar “Gotta Leave” de Back Door Slam. En estos días, entre el síndrome “Lionel Messi tiene la culpa que la selección de fútbol de Chile sea Campeón de América” y la salida “para no perder el brazo” de Yanis Varoufakis, “salir por la puerta de atrás” está de moda.

“Dime cómo, ¿puedo confiar en ti, cuando tú no puedes confiar en ti mismo?”, dice el estribillo de la canción de Back Door Slam.

Una mierda

Pregunto, ¿a mí me parece o cada vez más cantidad de gente está dejando de creer en sí misma? Veo demasiada gente agolpada tratando de salir por la puerta de atrás, mientras que en los lugares más iluminados del salón se están quedando solos lo peor de la sociedad: organismos internacionales que en su momento metieron a Grecia en la Unión Europea por la “puerta de atrás”, ladrones de guante blanco que salen de un sillón para acomodarse en otro sillón, candidatos a mesías que danzan lo que sea ante quien sea con tal de cazar un voto más de cualquiera, a cualquier precio… gente que miente a gente, que ya no tenemos en quien creer, porque incluso los mismos mentirosos no pueden confiar entre ellos, ni en sí mismos. Una mierda.

Ahora quieren que veamos a los demonios que vienen a arruinarnos. Ahora quieren que veamos a los ángeles que vienen a salvarnos.

Ahora nos estamos dando cuenta que nos están contando cuentos como el vendedor de humo y, lo peor de todo, es que la mayoría nos negamos a aceptar que todo es un espejismo creado por la lucha de poderes para quienes no tenemos ningún valor como individuos, porque como individuos: no les podemos perjudicar sus cuentas de resultados.

Yo no tengo una propuesta, ni idea de cuáles podrían ser las soluciones: eso es lo que me preocupa, me aflige, me vence.

Los griegos inventaron la democracia y ahora son las víctimas de su demagogia. La línea que marca la diferencia entre “gobierno popular” y “populismo” ha dejado de existir. Están ganando los malos y no reaccionamos.

La distancia entre la resistencia y la resignación es una utopía. El concepto “patria” es una palabra que provoca sonrisas o hace desviar la mirada hacia cualquier lugar. Pretender reclamar que se cumplan los acuerdos respetando nuestros derechos, para quienes cumplimos con nuestras obligaciones, sea como consumidores o como ciudadanos es transformarse en un energúmeno que “grita” adentro de la campana sorda de “las redes sociales”.

¿Qué piensan de mí  ENDESA, Samsung, Orange, Iberia o EMASESA, o la (ex) Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía?, sólo para mencionar unos pocos ejemplos de organismos que me han atropellado varias veces dejándome con los problemas llevándose mi dinero.

Nunca los problemas me produjeron cobardía, ni mellaron mi coraje. Lo que pasa, ahora, es que vienen demasiados problemas todos juntos sin darme tiempo a comprender por dónde comenzar a enfrentarlos. Y también, yo confieso, estoy procurando salir por la puerta de atrás. Perdón.

3 comentarios en “La puerta de atrás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.