Lo malo y lo bueno de cooperar

Aprovechando que mañana estoy invitado a participar como panelista en la Jornada de Cooperación Empresarial destinada a Mujeres Emprendedoras y Empresarias que organiza la Red Territorial de Apoyo a Emprendedores (Sevilla) voy a resumir aquí las ideas que expondré en mi presentación sobre “Ventajas y Desventajas de la Cooperación Empresarial”.

Primero habrá que poner un marco al concepto de “cooperación” ¿Con qué puedo ayudar a los asistentes para que se formen una idea acerca de lo que yo entiendo que es “cooperación”? ¡Con hacer el amor! (como decimos los argentinos para referirnos, sin provocar escándalos, al acto sexual).

cooperar con pasiónEsto es cooperación “pura” y “dura” (nunca mejor expresado). Pasión por el crecimiento. Satisfacción compartida. Pensar en el otro y lograr el placer por el placer de quien amamos. Estar juntos con los otros. Ser a través de los otros y permitir que los otros sean a través de nuestros mejores esfuerzos. Compartir o al menos complementar el trabajo que produzca beneficios satisfactorios para todos, en la medida y al tiempo en cada uno lo necesita. Despojarse de todo aquello que “oculta” nuestra persona para que las otras personas sientan lo que somos y, sobre todo, lo que somos gracias ellos y lo que ellos pueden lograr gracias a nosotros. Nada tiene de malo “hacer el amor”. No hace ningún daño “hacer el amor”. Se puede “hacer el amor” siempre, en cualquier momento y, cuidando no perturbar a otras personas, podemos hacer el amor en cualquier lugar que sea propicio para todos.

Esto es, creo, “hacer el amor” y, estoy seguro: cooperar entre empresas.

Todo lo demás “cartón pintado” para llenar 20 minutos de charla.

Por su puesto que pienso referirme con una demostración práctica (una simulación de física) al poder de la sinergia y la importancia de las buenas prácticas para el networking.

También, haré referencia al efecto “upon tree” para graficar el devastador efecto de debilitamiento que produce la cooperación cuando es demasiado “cerrada” en términos de participantes y de propósitos. El “upon tree” es el anillo de suelo empobrecido que hay bajo los árboles densamente frondosos. Pasa poca agua, llega poca luz y el suelo (la base) se empobrece hasta convertirse en “suelo pelado”.

Cuando se fuerza a un grupo de personas o de empresas a especializarse en una forma de comportamiento, si cambia alguna condición de los escenarios donde actúan lo más probable es que no puedan reaccionar a tiempo y/o de la forma apropiada para reacomodarse a nuevos contextos.

Por ejemplo, lo que ha ocurrido en Glasgow cuando se dejaron de utilizar las locomotoras a vapor para sustituirlas por las de diesel primero y las eléctricas después, y cuando el negocio del transporte marítimo de cargas dejó de demandar buques con bodegas para almacenar bultos, para reemplazarlos por auténticas “bandejas flotantes” para transportar contenedores.

La cooperación destinada a fortalecer las competencias para fabricar locomotoras a vapor y grandes buques con bodegas creó un “anillo empobrecido” de empresas y personas que no supieron hacer otra cosa con todo aquello que la cooperación impulsó en Glasgow… pasó de ser una de las sociedades industriales más desarrolladas del planeta a un lugar donde no se podí­a vivir.

Es decir, la cooperación tiene un lado oscuro. Amenazante. Dramático: puede estar creando, a largo plazo, escenarios totalmente diferentes a los que se propone.

¿Lo malo?

Lo frecuente en toda Iberoamérica con algunas excepciones en Chile (al menos lo que yo he visto en la Fundación Chile durante la década de 1990) y en Brasil (al menos las personas que yo conozco vinculadas al SEBRAE). Pero soy optimista.

La cooperación desde el sector público está planificada y ejecutada por funcionarios polí­ticos y técnicos apoltronados en salarios que cobran regularmente sin importar demasiado la ponderación objetiva del impacto de su desempeño. Las propias políticas de fomento empresarial, sobre todo de las actividades para la animación de la cultura emprendedora, suelen ser instrumentos de “clientelismo político coge-votos” (lo de coge no tiene nada que ver con la analogía sobre “hacer el amor” 🙄 , aún cuando podría considerarse que la política es el “lado oscuro” del amor…).

La cooperación entre empresas es mala cuando: no se realiza entre estilos organizacionales complementarios y, sobre todo, cuando no posean similares grados de maduración tecnológica y comercial.

Hay que tomar en cuenta que la cooperación “p2p” entre empresas es una instancia de “gestión de negocios” que ha evolucionado desde la colaboración entre unidades de negocios creadas por las grandes corporaciones para enfrentar las crisis económicas de las décadas de 1970 y 80 (estoy resumiendo en 3 lí­neas un complejo proceso sobre el que prometo profundizar en próximos contenidos que estamos próximos a distribuir a través de http://www.es24.tv).

En este sentido, la cooperación requiere un sinceramiento explícito de los propósitos que tenga cada “cooperante”. En toda Iberoamérica, “abrir el libro” para mostrar las cosas como son y no como se pretende que sean para lucir “mejor”, “más bello” y “más poderoso” es una práctica poco frecuente.

Las condiciones necesarias para la cooperación empresarial son: el desarrollo de la confianza entre las partes, un sistema de aprendizaje continuo sobre mejorar las capacidades para “hacer el amor” cada vez mejor y ”en especial” comprender que la cooperación es un hecho de carácter social que suele tener resultados positivos a largo plazo.

Mi recomendación:

Aprovechando que otros disertantes y la mayorí­a del auditorio serán funcionarios y técnicos gubernamentales voy a expresar “mi recomendación” (siendo yo: “argenttttíííííno”, sabrán comprender mi soberbia de expresarla sin que nadie me la haya pedido) porque la considero útil proviniendo de un escenario que lleva medio siglo de desequilibrio sociopolítico y económico que ha sobrevivido gracias a un formidable sentido de la cooperación (de la buena y de la otra)

Menos los andaluces, todo el mundo sabe que en Andalucía esto funciona muy bien: el desarrollo y fortalecimiento de los clusters empresariales (por ejemplo).

Hay que estudiar en produndidad el modelo de Emilia Romagna (Italia) y modelos de intervención de organismos como el ASTER.

Andalucía, desde hace varios años, tiene excelentes experiencias; por ejemplo, el desempeño del Programa de la Escuela de Empresas tiene mucho y bueno para demostrar que es razonable tener esperanzas que existen buenas prácticas para promover y aprovechar la cooperación empresarial.

Sobre “hacer el amor” 🙄 … claro: ¡¡¡a nadie le caben dudas!!! que es muy bueno 🙂 .

¿Qué opinas?

6 comentarios en “Lo malo y lo bueno de cooperar

  1. 07/11/2008 | 10:12

    Estimado Antonio, a la cajera del supermercado donde compramos las cosas para mi casa yo le explico que tengo mucho y buen material didáctico para la gente, que me gusta regalarlo… pero ella no… ella insiste con que yo pague la cuenta de lo que consumo.

    Yo quisiera entregar más material a mis colegas… que ellos venden a sus clientes… pero la chica se empeña en que yo tengo que pagar las cuentas.

    La culpa no es mí­a, es de Carrefour.

    😉

  2. 06/11/2008 | 19:46

    Gracias Mario por tus brillantes aportes. Lo distribuiré entre mis clientes para que te conozcan. Gran abrazo
    Nota: Cierta vez me enviaste la fábula sobre “El elefante marino” que tuvo mucha acepatción entre mis clientes. Se aceptan con mucho gusto otras similares.

  3. Ismael
    10/10/2008 | 08:38

    Me parece una reflexión muy brillante y un ejemplo digno de un maestro

  4. Ismael
    10/10/2008 | 08:37

    Me parece una reflexión brillante muy acertado y un ejemplo

  5. Julio
    08/10/2008 | 03:19

    Muy buen arti­culo.

    Ese es justamente un gran reto que hay que superar en mi paí­s (México). Creemos que cualquier esfuerzo que ayude a nuestra competencia (directa o indirecta) nos va a perjudicar, y aunque teniendo bases para hacerlo siempre existe el pensamiento de nuestra idiosincracia de no ayudar a nadie más que a mi. La clásica ilustración / chiste de la cubeta llena de cangrejos. Y si lo llegaramos a hacer siempre será con la idea de ganar más que la otra parte, aún cuándo antes no ganabamos nada.

  6. bnf
    07/10/2008 | 08:43

    “lo malo” deberá ser no tener una visión tan “romántica” de la cuestión; ¿eh?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *