5 Motivos para las Habilidades Sociales

¿Por qué estamos en un momento formidable de las redes sociales? ¿Somos más interdependientes que nuestros antepasados? ¿Nos hemos percatado que la evolución necesita sinergias que antiguamente no eran vitales? ¿Las estructuras organizacionales han alcanzado tal grado de complejidad que como indivuos corremos el riesgo de quedar aislados dentro de sus ecosistemas?

Hay muchas respuestas a estas y otras cuestiones que ayudan a comprender por qué somos, los humanos, más “sociales”.

Si bien través de la evolución de la especie humana, entre otras características que nos diferencian del resto de las familias genéticas, se han modificado las estructuras jerárquicas, las formas y los procesos de nuestras organizaciones (desde estructuras simples como el núcleo familiar hasta la complejidad de las corporaciones globales y los Estados), recién en los últimos 20 años estamos provocando una mayor horizontalidad en nuestras vinculaciones interpersonales: menor verticalidad de arriba hacia abajo favorece, entre otras cosas, extender las fronteras hasta donde llegan nuestras relaciones sociales y profesionales.

Cada vez más, son nuestras “habilidades sociales” el factor del que más depende nuestro desempeño y, en especial, para alcanzar nuestros objetivos. En particular, nos interesa aquí analizar por qué son tan importantes las “habilidades sociales” para los emprendedores y los directivos de las organizaciones de todo tipo.

En primer lugar, gran cantidad de investigaciones sobre el impacto de las habilidades sociales indican que el dominio de tales comportamientos incide favorablemente sobre los resultados que se logran en muchos contextos. Por ejemplo, la habilidad para gestionar la empatía personal con respecto a los demás, la adaptabilidad social y los dones de persuasión se traducen en grandes beneficiosos sobre los resultados experimentados por los individuos en las entrevistas de trabajo, las evaluaciones anuales de desempeño y en los procesos de negociación.

En segundo lugar, la mayoría de las nuevas empresas son fundadas por equipos emprendedores en lugar de individuos aislados. Por ejemplo, se destaca las conclusiones del prestigioso estudio “Software Venture Teams”, de Tarpley y Schwartz (1986), quienes hallaron que más de dos tercios de las empresas de software más sobresalientes creadas desde 1970 hasta 1985 fueron fundadas por dos o más directores. La tendencia sigue aumentando en los últimos 25 años. Una encuesta de la Revista Inc. en 1998, indicó que el 57% de su ranking de empresas privadas de alto crecimiento “Top-500” norteamericanas, fueron iniciadas por al menos dos fundadores. Está científicamente comprobado que los equipos humanos no solo gestionan mucho mejor los procesos empresariales, sino que además suelen recuperar más rápida y eficientemente a sus empresas durante los impactos del ciclo de vida de sus sistemas y procesos. Los beneficios de incluir a más personas en los equipos de gestión, ofrecen mayor y mejor variedad de ideas y capacidades.

En tercer lugar, la posesión de un alto grado de competencia social también puede ser beneficiosa para los empresarios en situaciones en que tienen que interactuar cara a cara con inversores, proveedores, clientes y empleados y otros colegas.

En cuarto lugar, la competencia social es un elemento crucial para la creación de la organización interna de las empresas. Las “empresas” son organizaciones creadas intencionalmente; aún cuando algunas ideas que inspiran a algunos emprendimientos surgen por hechos aleatorios y fortuitos, los emprendedores creadores de empresas elegimos puntillosamente cuáles valores orientan la cultura de nuestras empresas, planificamos y establecemos objetivos y las estrategias para lograrlos. Por ejemplo, en un estudio de los factores que influyen en el éxito de nuevas empresas, Duchesneau y Gartner (1990) encontraron que los empresarios exitosos son más eficaces para entablar comunicaciones interpersonales que los empresarios cuyas empresas fracasan a poco tiempo de ser creadas. En “New Ventures Estrategies” (1990), Vesper incluye a las relaciones personales y profesionales como uno de los cinco elementos clave en la formación de las nuevas empresas.

En quinto lugar, está demostrado que existe una relación directa, dependiente, del grado de madurez que logra el “capital social” del emprendedor y la mayor probabilidad que reciba fondos de capitalistas de riesgo.

El conjunto de las relaciones sociales y profesionales de las personas integra nuestro “capital social” que tiene tanto valor por lo que representa como por las posibilidades de desarrollo que ofrece el establecimiento de nuevos vínculos interpersonales a futuro.

En las “redes de relaciones sociales y profesionales” se aprende de otros, se crece con otros. Ser parte de una o de varias “redes sociales” favorece a la creación de la reputación pública, naturalmente, pero esto dependerá absolutamente de la habilidad social para desempeñarse en red. Si bien disponer de suficiente capital financiero, tecnología y el conocimiento especializado en un sector de la actividad económica es claramente importante y confiere beneficios significativos para fundar y gestionar una empresa, son sólo una parte de toda la historia de los empresarios exitosos.

¿Qué determina la amplitud y profundidad que un individuo logra alcanzar en las redes sociales en las que participa? Parece razonable sugerir que es su “habilidad social”la capacidad para interactuar eficazmente con los demás— la que proporciona a base para el desarrollo del “capital social”.

La habilidad social entra en juego una y otra vez, en casi todas las situaciones que le toca vivir a los emprendedores, especialmente en aquellas en las que para muchas personas se viven condiciones de estresante tensión.

Pero, ¿qué habilidades sociales, en concreto, será más útil para los empresarios?

Artículos relacionados:

¿Cuáles Habilidades Sociales son más Útiles para los Emprendedores?

Habilidades Sociales: no eres tú, soy yo…

Continuará…

11 comentarios en “5 Motivos para las Habilidades Sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.