Dime, ¿cómo lo haces, nena?

La humanidad nunca dejará de sorprenderse.

Cuando creíamos que la posesión de territorios y la acumulación de riqueza era la forma de “progresar”; nos demostraron que mejor lo hacían quienes poseían la tecnología.

Pero no fue todo. El “conocimiento” para innovar comenzó a marcar la diferencia. Y tampoco fue suficiente. Nos dimos cuenta que lo más importante era vincular los conocimientos más que acumularlos.

Aún así: no resultaba… Todavía convivimos con mucha incertidumbre.

Comprendimos que “lo único constante es el cambio” y lo único que tenemos para contrarrestar a la incertidumbre es nuestra “limitada certidumbre”. Necesitamos un nuevo estilo para tomar decisiones: intuir.

Algo que las mujeres ejercen en forma innata. Dime nena, ¿cómo lo haces?

Sí, chicos: la inclusión de las chicas en el mundo del trabajo, la dirección de las empresas y la gestión política de las Naciones ha implicado cambios en los roles y los valores del género y, en especial ha provocado un cambio ideológico fundamental.

En el año 2000, para el sitio “decano” dedicado a la comunidad emprendedora iberoamericana http://www.emprendedoras.com, creado por Mercè Castells, desarrollé un eBook sobre el incremento cuantitativo y cualitativo de la participación de la mujer en el ambiente laboral y cómo, ese cambio de protagonismo, modifica el estilo de liderazgo tanto dentro de las organizaciones como, en general, en la toda la estructura social.

Me gustaría mucho reelaborar ese contenido (vendría muy bien  vuestros comentarios, sugerencias e ideas)… han pasado muchas cosas en estos años, con las mujeres en el trabajo, en el trabajo y en mi mismo… digo: mi perspectiva no es la misma de hace 8 años atrás ni en este ni en otros temas… Sí: lo voy a reescribir y le voy a proponer a mi querida Amiga Mercè Castells si me vuelve a acompañar para distribuirlo.

(¡Oye e-Nana, que es un pedido público 🙄 … no puedes negarte).

En las economías de “libre mercado” (una manera de decir, claro…) los problemas económicos han impulsado la búsqueda de nuevas estructuras del trabajo a través de modos mas “laterales” o, dicho de otra forma, con menor predominancia de las relaciones jerárquicas y más importancia del trabajo en equipo.

El liderazgo se ha vuelto más permisivo con la creatividad y mucho más tolerante con el fracaso. Aún cuando los dirigentes empresarios siguen obsesionados por la “productividad”, comienzan a precibir las ventajas competitivas y los beneficios económicos derivados de la calidad de vida de los trabajadores. Es decir, el cambio se manifiesta no sólo por la preocupación de lo que el trabajador hace en su puesto sino, también, en cómo vive fuera de él.

Coincidiendo con este “cambio de estilo” en el liderazgo de las organizaciones y en la gestión de las políticas públicas, las mujeres han ingresado a la fuerza de trabajo en una cantidad sin precedentes en la historia económica.

Los cambios en los estilos de liderazgo y las relaciones en el mundo del trabajo reflejan algo más fundamental, pero todavía en gran parte inexplorado.

¿Es una coincidencia la simultaneidad de estos cambios producidos en el estilo de la conducción institucional y la inclusión de la mujer en el ámbito laboral? ¿O hay una relación entre ellos?

Actualización 23/01/2009: Las mujeres y la gestión de la “Generación Y”

8 comentarios en “Dime, ¿cómo lo haces, nena?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.