Carta Abierta a Anil de Mello, Mobuzz y yo

Estimado Anil,

Soy quien en el EBE08 te habló sobre “la explosión de la salchicha” y quien, durante tu “comparecencia pública” te hizo repetir cuatro (4) veces que estabas “en el principio del proyecto MOBUZZ y no en su final”. Y quien te dijo (espero que lo recuerdes siempre) que: —”hay fracasos productivos (de los que se aprende) y éxitos improductivos (los que ocurren sin saber por qué)

Antes de irme (antes que tú finalizaras tu charla) me acerqué a quien creo que es tu compañera y le dije, refiriéndome a ti: —“es un gran hombre”. Claro, no lo dije por tu altura física, ni tu talla. Lo expresé por lo que yo creo en tu espíritu y talento creativo

“Gran hombre” soy yo, que peso 124 kg y mido 1.78 mt 😉

Ahora, Anil, tu tienes que demostrar que eres un emprendedor. Que Dios te ayude. Que tus verdaderos amigos fortalezcan los vínculos en torno tuyo y que sientas, internamente, el fuego que convierte a las adversidades en triunfos.

Yo te he creído en ese momento —las cuatro (4) veces que te hice repetir que estabas comenzando con Mobuzz— y sigo creyendo ahora que estás en el comienzo del proyecto Mobuzz (que quizás tenga, en el futuro, otro nombre, otro lugar de residencia, otra dimensión y hasta posiblemente otro equipo humano).

Aún cuando en Iberoamérica el “fracaso” no tiene glamour, tu puedes —y estás en condiciones— de contradecir el estigma que el temor al fracaso congela muy buenas iniciativas emprendedoras.

El resto de este mail —confío que lo toleres— lo hago público en mi blog bajo el título “Carta Abierta a Anil De Mello, Mobuzz y yo”.

Cuando tengas ganas de ver otra cosa que no sean tus propios problemas te sugiero que escuches este “Cuento

Cordialmente,

Mario Dehter
http://www.es24.tv
https://www.mariodehter.com

Aquel vídeo de la “salchicha explotada” por Anil De Mello intentó demostrar —sobre una premisa falsa— cómo se produce un éxito mediático con un cualquier clase de contenido siempre y cuando se comprenda las reglas básicas del mercado: complacer una necesidad (alimentarse, vestirse, protegerse, divertirse, quizás… aprender algo útil para algo).

En muy pocas horas, la salchicha electrificada de Anil, se convirtió en uno de los mayores hits audiovisuales, propagado desde Youtube y por decenas de los principales blogs y videoblogs.

Yo me enteré de su existencia por el post publicado por Martin Varsavsky en su blog.

Me pareció un dramático error de concepto atribuir el éxito a la espectacular experiencia que ya había sido vista muchas veces y citada de muchas maneras en otras ocasiones pero por personas con menos exposición pública que Anil De Mello; por ejemplo en Evil Mad Scientist Laboratories.

Digo “dramático error” porque un experimentado empresario como Martín Varsavsky supusiera que un contenido “atractivo” produce por sí solo, automáticamente, un éxito.

¿Fue la salchicha electrocutada por Anil De Mello una premonición de lo que sucedería meses después con Mobuzz?

Salchicha cocinada de una manera geek por Anil De MelloEn aquel post de Martín Varsavsky yo comenté:

Enviado por: Mario Dehter – Julio 7, 2007 8:04 pm – #

Martín, tu que eres una persona escuchada podrías destacar —sobre todo para los jóvenes que están desarrollando sus iniciativas emprendedoras y/o elaborando su plan de carrera profesional— 3 aspectos importantes de este asunto: 1) que un “contenido” logre rápida y mucha atención no significa que resulte ni bueno, ni duradero; 2) que lo que hizo famoso al vídeo de la salchicha geek no es tanto la “originalidad” de la idea, sino que esa idea resultó viable con recursos bastante sencillos de conseguir y el conocimiento sobre cómo utilizarlos; y 3) lo más importante: que la fama del vídeo se sustenta en una formidable red de relaciones sociales y profesionales que expandió rápidamente la noticia de su existencia y del link para acceder a él. Moraleja (por favor, Martín, en cuanto te sea posible reflexiona sobre este enfoque): 1) piensa en grande, 2) hazlo fácil y 3) conéctate con la gente (y serás una “salchicha famosa” 😉 ).

Nota: lo de la salchicha es muy “geek”, pero http://vpod.tv/martinvars/113664 debería ser considerado “material de estudio” en la educación para emprendedores (aún cuando como resultado quemen más de una salchicha en el trayecto hacia su éxito).

Cordiales saludos,

Mario Dehter

A lo que el propio Martín Varsavsky me respondió en el mismo post:

Enviado por: Martin Varsavsky – Julio 10, 2007 7:20 pm – #

Mario Dehter,

El tema de ser exitoso en Youtube y la salchicha para mi demuestra el nivel del youtubevidente promedio. Anil les entiende muy bien.

Otro error. Esta vez, más que “dramático”: nefasto. Devastador.

Está visto, hoy, que Anil De Mello no entendió “muy bien” cuál es el “nivel del youtibevidente promedio”. O que, al menos, se ha equivocado la manera en como ha hecho fluir su conocimiento sobre su propio emprendimiento.

Al finalizar el EBE08, aún retumbando el contrastante impacto de la Mesa sobre “El Estado de la Blogosfera” y la entrega de los Premios Bitácoras 2008, Anil de Mello ofreció una “comparencia pública” para (intentar) explicar lo que había sucedido con Mobuzz y esa “operación rescate” intentada el 4 de noviembre solicitando la contribución voluntaria de su audiencia.

Me acerqué a Anil. Me presenté y le recordé lo de “su salchicha”. Volvió sobre los mismos argumentos que expuso Martín Varsavsky; me dijo, más o menos, esto: —“a la típica audiencia de youtube le atraen las tetas o las explosiones; como yo no estoy de acuerdo con la pornografía, decidí demostrar mi teoría con la explosión de la salchicha”.

Lo que hizo famoso al vídeo y también a Mobuzz, y también al Martín Vasavsky y cualquier otro caso que quieras considerar, insisto, es una formidable red de contactos que soporten la difusión (exponencial) en cadena de un evento, de un objeto o de una persona.

Supongamos que algunos famosos como Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, Javier Martín, José Luis Orihuela, Carlos Blanco y Menéame.net mencionan mi blog, en una misma semana; ¿qué va a suceder?

Lo que sucedió: mi blog traspasó, a partir de esa semana, en el Ranking de Alexa la barrera superior a > 3.500.000 “trafic rank”, y algo así como “800%” “percent of global Internet Users…” y pasé de un puesto “> 3.300.000” a “< 345.000″… que Dios me proteja si es algo malo… porque en realidad no se muy bien cómo utilizar esos datos… sospecho que son “buenas noticias”.

A mucha gente (alguna importante y muchos de ellos lectores de mi blog) yo les he preguntando desde hace mucho tiempo —“¿de qué vive o cómo se mantiene Mobuzz?”. He recibido mucha clase de respuestas; ninguna de ellas fue convincente.

Mi preocupación no era las finanzas de Anil De Mello, sino el destino y la mejor forma de llegar a él para mi propio emprendimiento http://www.es24.tv.

Yo no sé muy bien qué aconsejarle a Anil De Mello. De hecho, entiendo que él no espera de mi ninguna clase de consejo.

Pero me considero con la suficiente experiencia, independencia intelectual y “autoridad” profesional para expresarle a Anil De Mello —y a mi mismo, claro está— estas ideas:

  1. Ahora es el momento de “electrocutarte la salchicha”; no te escandalices, quiero decir: este es el momento en que tienes que recurrir a tu formidable red de vínculos profesionales y personales de apoyo. Con la tremenda ventaja que ahora, más que en julio de 2007, conoces quienes tienen valor, quienes te inspiran confianza y quienes te pueden ayudar a fortalecer la refundación de Mobuzz.
  2. Busca, habla y abre tu confianza a nueva gente. Sal del círculo confortable de las relaciones “habituales”. Las relaciones “familiares”, pueden no resultar las mejores “relaciones profesionales” para refundar proyectos o crear proyectos nuevos.
  3. Has conocido el “lugar mejor iluminado del salón de la fama” y has estado hablando de igual a igual con los más famosos de todos los que estaban dentro. Sal de ese salón. Busca otros espacios.
  4. No lo hagas solo. Hazte acompañar por quien te inspire confianza y, sobre todo, que pueda constituir para ti un verdadero “modelo de rol” (qué se yo… mira la película “Katare Kid” o repasa las escenas del Yoda con el Guerrero de las Galaxias… o acuérdate de aquel amiguito que en tu infancia te enseñó a arrojar una piedra en el agua “haciendo sapito” o  a patear una pelota para que vaya más a o menos al lugar que tu te proponías”…).
  5. Piensa que más importante que las deudas que tienes con el banco que te habrá dado un préstamo, debes devolver a la “cultura emprendedora” de miles de jóvenes que te están mirando: la ilusión que vale la pena emprender, aún sabiendo que estadísticamente es más probable un dramático fracaso que un “pelotazo”. Pero advierte y da el testimonio que el fracaso, aunque está implícito en cualquier tipo y dimensión de proyecto es: evitable.
  6. ¡Hazlo!

Nota: actualizado artículo de Martín Varsavsky

8 comentarios en “Carta Abierta a Anil de Mello, Mobuzz y yo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.