@tatxe

@tatxe

José Salgado, @tatxe

Quienes me conocen (es difícil “no conocerme” o “sorprenderse” conmigo si has leído 3 ó 4 artículos de este blog o si compartimos la comunidad en Facebook o Twitter) sabe que no tengo reparos a la hora de hacer públicos, en mi ambiente profesional, hechos que me causan impacto en mi vida personal.

Esta mañana mi apreciado Amigo Jose Salgado (@tatxe) ha publicado en su timeline de Twitter: “Samsung y iPhone se baten en duelo en el mercado de los smartphones http://bit.ly/IexWCZ”.

Un poco por “retórico”, otro poco por “ingenuo” y muchísimo porque estoy harto que las grandes marcas nos sigan engañando con “espejitos de colores” para esconder sus residuos debajo de la alfombra le he respondido: “¿Cómo y eso de co~opetencia y la sinergia era puro cuento?”; también me quedé pensando pero no me dieron los 140 caracteres para “preguntarle” a @tatxe sobre la “RSC” (responsabilidad social corporativa), las cadenas de valor de los cluster, la CoP (comunidades de práctica) y toda la batería de “ilusiones gerenciales” que a la hora de la verdad quedan sepultadas por la pura y dura realidad de la “porción del mercado” y la “rentabilidad de las inversiones”.

@tatxe entendió mi “¡Yo Protesto!” y respondió: “@mariodehter yo diría más bien intereses mutuos pero distintos”. Chimpúm.

Pero sigue conectado a este contenido que ahora viene la mejor lección de José Salgado (@tatxe). Mi palabra de honor: la mejor lección de conducta profesional que yo he visto pocas veces en muchos años (43, ¿vale?) de trayectoria como empleado primero (antes) y como microempresario después (ahora).

Hace varios meses vengo sufriendo decenas de problemas con uno de mis proveedores de Internet (ni más ni menos quien aloja este blog y alojaba, hasta hace pocos días, mi LCMS que no es ni más ni menos con lo que logro sostener a mi familia y seguir desarrollando mi negocio). ¿Por qué aguanto durante meses a un proveedor que me está causando día tras día enormes problemas y dolores de cabeza? Porque hace casi 5 años que soy su cliente y tardé mucho en darme cuenta que soy “una cuenta” sin interés comercial para ellos. Además, porque les suelo pagar por año adelantado, no estoy dispuesto a abandonar resignadamente en sus arcas dinero que me ha costado mucho esfuerzo conseguir, que ellos no me van a devolver porque migre mis dominios a otro proveedor.

Entonces opté por una solución “posible” (quizás no sea la “ideal”). En espera que se cumpla lo que resta de mi derecho a recibir un servicio mínimamente decoroso del proveedor en el que ahora estás leyendo este post (si tienes problemas para publicar un comentario no te extrañe); migré el “corazón” de mi negocio a un nuevo proveedor recomendado por varias personas de confianza (realmente están demostrando un recurso eficiente y una atención razonable con el bajo precio de lo que les he podido contratar).

Pero ocurre que el nuevo proveedor posee una regla de juego —claramente explicada por ellos antes de establecer un compromiso comercial conmigo— que es no ofrecer lo que en la jerga llaman “administración delegada”. Mi conocimiento sobre la configuración de servidores Cluod VPS es menor que mi capacidad para poder establecer contacto y dialogar con un “marciano” (si lo hubiere por allí).

Es la cuarta vez en mi vida desde mi “presencia en Internet” (1990) que realizo una migración de servidores, siempre conté con asistencia de los anteriores proveedores pero esta vez, además, corto de recursos, no conseguí con la urgencia que necesitaba la ayuda necesaria.

Más o menos, con la tolerancia de los operadores de gigas.com, algunas notas que fui tomando en estos años, recomendaciones que fui encontrando en la propia web y 10 mm de diazepam diarios pude en 48 hs lograr que “mi” nuevo vps cluod “saliera andando”… digamos que en medicina se diría: “el tipo salió caminando del quirófano con la herida cosida… después veremos…” 🙂

Pero llegué al momento que llamo “la crisis de los DNSs”, cuando quedas suspendido en el aire, en la nada, en un agujero negro dentro del “agujero negro” de la Internet. ¿Te ha pasado? La adrenalina sube, sube, y no sabes si terminarás estrellándote contra una roca física de metal pesado flotando en el “espacio virtual”.

Cuando todo se “recompone”… ¡Zás! La cuenta de correo con la que te conectas con el mundo no funciona, da errores, es rechazada por todos los servidores a los que intentas decirles ¡ey… aquí estoy!.

Escribí en Twitter cómo quien arroja una botella al mar desde una diminuta isla donde quedas “atrapado”. “¿A alguien le resulta familiar “Error del servidor: ‘554 5.7.1 : Relay access denied”? Hay solución antes del infarto?”

Inmediatamente (menos de 5 minutos) recibí una respuesta de @tatxe indicándome en menos de 140 caracteres lo que debía hacer que no pude encontrar en cientos de páginas con cientos de líneas y decenas de miles de letras indicando cosas rarísimas…

Solucionado el problema le envié un mail, a @tatxe, explicándole la situación en la que me encontraba. Ya era cerca de la medianoche. Me sugirió que me calmara, me indicó un diagnóstico que interpreté como “se trata de cuestiones simples de configuración” y me ofreció verlo por la mañana. Le pedí, explícitamente, que entendiera que le estaba pidiendo una asistencia profesional y que como tal me indicara cuáles serían sus honorarios profesionales para realizar el diagnóstico, sugerir las correcciones y, si pudiera, realizarlas él mismo.

Nos comunicamos por Skype a la mañana siguiente me comentó lo que había visto y que todo funcionaría bien… nada raro… no me puso una sola palabra técnica en más de 20 minutos de videoconferencia, comprendí todo. Me tranquilizó absolutamente (ya no necesito ingerir más diazepam) y el servidor funciona de maravillas. Ante mi insistencia de cuánto le debía, me dijo que había sido “echar un vistazo” de 10 minutos que era un placer hacerlo y que quedemos en un próximo encuentro personal en Barcelona, o en Sevilla o donde tengamos oportunidad de invitarle a almorzar.

@tatxe. Conserva este dato. Mira su perfil profesional y atiende, muy especialmente, su calidad humana.

No le estoy haciendo “la pelota”. A mi edad y con mi carácter “de m _ _ rda” no se le hace “la pelota” a nadie. Se aprecia a las buenas personas y se ama a las y a los amigas/os. Sí: ¡se los ama!

Yo amo a @tatxe. No porque en un twitt y en 10 minutos me sacó de un problema que viví con gran dramatismo, sino porque hace 13 años @tatxe era administrador/mentor/moderador de la comunidad ICTnet en donde (no me acuerdo cómo) yo un día leí un artículo sobre gestión.

En aquellos años, nadie hablaba de “community managers”, ni de social media, ni de seo ni de nada… las comunidades de práctica se construían y funcionaban “a pulmón”, con idoneidad técnica y pasión. Y @tatxe lo hacía maravillosamente ¡facil! para todos los miles de “usuarios” que nos relacionamos, aprendimos e hicimos negocios, mediante su cotidiano esfuerzo.

En aquella experiencia maravillosa del ICTnet me he suscripto a uno de sus grupos de discusión, y fuí conociendo personas; descubrí a España (en aquellos años vivía en Argentina), me hice amigo de muchos talentosos profesionales españoles y establecí relaciones personales y profesionales de mucho valor. Invitado por una de esas personas a dar unas charlas sobre mi especialidad en un par de ciudades españolas, conocí al amor de mi vida… la más bella y brillante andaluza, y me casé con ella y aquí estoy… en Sevilla, donde hace 6 años reciclé toda mi experiencia profesional y “reinicié mi CPU”.

Gracias, @tatxe. Confío que este “post” no inspire a otros a pedirte favores a cambio de “alguna vez cuando nos volvamos a ver personalmente, te pago un almuerzo”.

Tu eres, querido amigo, alguien que me honra conocer y que por segunda vez en mi vida, sin saberlo y quizás sin proponértelo deliberadamente, me has entregado una enorme cantidad de valor.

5 comentarios en “@tatxe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.