Ponencias transferibles vs memorables

streaming de ponenciaPonte ropa simple, preferentemente de colores neutros lisos, sin motivos estampados, ni rayados sobre todo si tu ponencia será filmada con una videocámara). Se natural. Preséntate aseado, saludable y descansado. Duerme bien la noche anterior. Asegúrate que los organizadores hayan puesto agua para beber, cuando lo necesites, a tu alcance.

Asegúrate que las conexiones de audio y vídeo con tu ordenador estén funcionando correctamente. No te irrites si algo falla justo en el momento de comenzar. Pide ayuda a alguien de la organización y, mientras solucionan el problema, cuéntale al público algo divertido, breve, relacionado con tu presencia allí.

Procura estar en el auditorio por lo menos un par de horas antes de comenzar, o —cuando menos— con tiempo suficiente para familiarizarte con el ambiente físico y relajarte.

Ensaya lo que vas a decir, cómo lo vas a decir. Explora efectos de humor con tus gestos y algo que puedas decir para ayudar a tu audiencia a relajarse y disfrutar de lo que les están exponiendo.

Desempeñarse como un orador de alto rendimiento no es lo tuyo. Pero sí puede ser útil estudiar algo sobre cómo hacerlo: respiración, impostación de la voz, dominio escénico y, sobre todo, algunas técnicas muy básicas para resultar un ponente empático (no necesariamente “histriónico”).

Mira al público antes de hacer cualquier otra cosa y antes de pronunciar tu primer palabra. Establece contacto visual, si fuera posible, uno a uno con los asistentes. Es la manera más rápida para iniciar a transformarlos en TU audiencia..

Si estás siendo filmado con una videocámara transmitiendo en directo o para producir un vídeo que será retransmitido con posterioridad: considera que detrás de la o las cámaras pueden estar o estarán más personas que en el auditorio; entonces, trabaja también para tu audiencia virtual. Mira de vez en cuando a la cámara, como lo haces con los ojos de tu público presente en la sala.

Diviértete, pero divierte a tu audiencia, emociona a tu público. La gente olvidará, a lo sumo en 30 días, qué es lo que les has dicho. Pero por mucho tiempo, quizás «para siempre», recordarán cómo lo han pasado contigo. Es decir: expresa cosas “transferibles” para sus vidas, no te preocupes por resultarles “memorable”..

Si utilizas una presentación de Power Point®, recuerda que a tu audiencia le interesa tu ponencia; el Power Point® es como subrayar el núcleo de un concepto que tu expresas, es como colorear un párrafo muy importante, no es para «exponer tu ponencia» es para apoyarla, facilitando a concentrar a tu audiencia en lo que estás diciendo y centrar su atención en la idea más impotante que expresas.

La Regla 10, 20, 30 de Guy Kawasaki es muy simple y efectiva: utiliza sólo 10 slides, durante los 20 minutos que debe durar tu ponencia y escribe con letra arial narrow o tahoma tamaño 30 puntos. Preferentemente utiliza fondo negro, liso, con letras color blanco (recuerda que “azul con verde: muerde”).

No abuses de los vídeos, ni de los efectos especiales porque eso hará que “tu” presentación de Power Point® comience a ser más llamativa y “tu” ponencia irá perdiendo valor directamente proporcional a como la ganan tus slides.

Vídeo Subtitulado de Guy Kawasaki sobre su “Regla 10 20 30 para Power Point®”



Esta es la regla 10 20 30. Usar 10 slides en vuestro Power Point®, no 20 sino 10, y no me importunéis con que si el p2p, google, adwords, b2c, MySQL, SMS, etc… ¡me da igual! “10” slides, no puede haber más.

Y esos 10 slides debes ser capaz de explicarlos en 20 minutos. Porque puede que tengas 1 hr de tiempo pero como estás utilizando una laptop con Windows, y te va a costar 40 minutos que funcione el proyector :/

Y la fuente más pequeña que deberías usar es 30 puntos. Allí vemos 30, 14 y 12, ¿lo ves? deberías usar 30 puntos por 2 razones: tu audiencia se parece a esto (persona son lentes); la segunda razón es que, usando 30 puntos, caben menos letras y eso te va a forzar a conocer tu presentación ya que solo podrás poner palabras claves en los slides.

Y os voy a decir algo más: si realmente necesitas poner mucha letra es porque tu no te sabes la presentación y si empiezas a leer los slides la audiencia lo notará enseguida, y sabrá que eres un “kutre” y pensarán “qué kutre, está leyendo los slides… yo puedo leer más rápido que lo que este kutre habla. Voy a leerlo antes que él”.

Si aún no te crees que 30 sea en tamaño adecuado, pues te doy un algoritmo: encuentra quien es el más viejo de tu audiencia y divide su edad entre 2. Ese es tu tamaño de fuente óptimo. A menos que estés presentando a “16añeros” no utilices el tamaño de fuente 8.

17 comentarios en “Ponencias transferibles vs memorables

  1. 08/08/2010 en 23:15

    Matías, expresar ideas “memorables” a un auditorio es relativamente sencillo dependiendo de unas pocas habilidades histrionicas del orador; el problema es que las ideas sean transferibles a la vida cotidiana de la gente que forma parte del “auditorio” (que les resulten útiles las ideas).

    Es como cuando tu coges tu cámara en K5 TV y puedes “mostrar algo” o, con “algo que muestras”: creas emociones en las personas que ven http://www.k5television.tk

  2. 08/08/2010 en 22:56

    Me encanta la publicacion Mario, tendre en cuenta lo del PPT 😉

  3. 13/06/2010 en 12:13

    Me ha encantado!!!!! y, lo mejor! me lo creo!

  4. 06/06/2010 en 20:49

    Apreciada Eva, no me atrevo a dar consejos sobre diseño gráfico, tengo mis aciertos y mis errores… Naturalmente que la Ley Kawasaki no es un “paradigama inmutable” 😉 Pero, mi opinión y sugerencia, NO abusar de la “letra chica con tal que entre” porque “si entra pero no se ve” lo mismo da que esté o que no esté.

    Me atrevo a insistir, sobre todo a los ponentes científicos, es que un slide de power point NO DEBE ser “un folio” en donde se escriba una cita completa. Sugiero autoimponerse un limite máximo
    de 15 palabras por slide. Será difícil la primera vez… pero una vez que se prueba, verás que nada será
    igual y te encantará la gratitud de tu público por no saturarlos visualmente.

  5. 06/06/2010 en 20:19

    Gracias Mario, por incidir en el sentido común (el menos común de todos los sentido)
    Quería apoyar la recomendación de leo a Amalio, sobre el área de notas de la herramienta de Microsoft.

    Yo acostumbro a “redactar” parte de mi exposición en ése área, para la distribución de las diapositivas y su reutilización.
    Por supuesto, no coincide con lo que cuento de forma oral, pero sirve para no perder las ideas principales.

    Pero he de puntualizar que si bien en algunas presentaciones no es necesario el uso del texto, más allá de ciertos titulares e ideas a resaltar; en mi campo (científico/técnico) existen ciertos textos que hay que incluir, como fragmentos de código o fracciones de desarrollos matemáticos, que en ocasiones es dificil hacer “encajar” en una sola diapositiva con un tamaño de fuente a 30.

    Y eso que mi audiencia, gasta los mismos “culos de botella” que yo misma 🙂 cosa de cientificos e informáticos(supongo)

    Gracias de nuevo.

  6. leo
    01/06/2010 en 12:51

    Estimado Amalio, aprovecho para comentarte que las herramientas, por ejemplo de microsoft powerpoint, debajo tienen un espacio de ayuda, para guardar todo el contenido (TEXTO) relacionado a la presentación (si esta fuera editada en imágenes).

    Como dice mi querido matías botbol, nada mejor que la inteligencia colectiva! Voy a subir un post a T! de esto.

  7. 01/06/2010 en 08:15

    Muchas gracias, Mario, tomo nota. Tienes razon en todo lo que dices. Estoy aprendiendo con tus enseñanzas. Las seguiré al pie de la letra. Este jueves-viernes tengo una ponencia, empezaré por ella…. lo dicho, hecho!!!
    Oye, tenemos puntos convergentes en nuestras biografías, algún día lo hablamos… Si vienes por Málaga, avísame con un DM por Twitter, y quedamos..
    un abrazo!!

  8. 01/06/2010 en 07:59

    Estimado Amalio,

    Pues sí: no. 😉

    La Regla 10 20 30 de Kawasaki (que debe tener ya más de 5 años de antigüedad) es muy útil y, te sugiero, síguela a “rajatabla”. No tardarás en comprobar sus beneficios.

    Oye… eeeeesssssssteeeeeeeeee…. que soy nacido y criado en la Argentina… pa’colmo me vengo yoa casar con una sevillana y a vivir a Andalucía… ánda-tú ven a vé lo poco que se habla por aquí… que si me deeeejaaaaaaaaasssssss….. eeeeeee…. essssteeeeeeee que te escribo y te hablo un «poquito muy mucho» ¿vale? 😉

    La experienca recogida en este post, fuera de broma, ha sido en unas jorandas que emitimos por mi WebTV de informadores juveniles… de “Informadores (juveniles)”. Uy uy uy… ¡qué mal acostumbrado que están en ese patio!… Mucha ropita llamativa, mucho blablabla, mucho powerpoint ilegible más allá de la tercera fila (en un auditorio de 200 personas)… mucho efecto espacial pero sólo 2 entre 15 ponentes NO tuvo problemas o con el audio, o con el vídeo, o con el audio y con el vídeo.

    “Lo que sucede en diez minutos es algo que excede a todo el vocabulario de Shakespeare” (Robert Louis Stevenson).

    “Hay que hablar tranquilamente a la vez que se sostiene un gran garrote” (Theodore Roosevelt)

    Una sugerencia escribe “prepara discursos” en el cajón de búsqueda de Google… te sorprenderás la cantidad de cosas que la gente escribe para describir el sentido común 😉

  9. 01/06/2010 en 05:05

    Mario:
    Me viene bien leer posts como el tuyo. Estoy ultimamente saliendo mas en videos, streamming, etc, etc. Rollos de esos en los que antes no me metía. Creo que hago todo al revés, todo lo contrario de lo que cuentas aqui: descanso poco el día anterior, llego 10 minutos antes, uso 50 diapos para 60 minutos, etc, etc.
    He tomado nota de varias de tus recomendaciones. En cuanto a la regla de Kawasaki, estoy de acuerdo en que hay que “ahorrar” diapos, y explorar más las imagenes, pero también me planteo si no es bueno para la gente que uno meta un poquito mas de texto en las diapos para fijar las ideas, y sobre todo, para que después cuando miren la PPT, puedan recordar algunas. Es algo que me planteo.
    Las PPT modernas están cargardas de imagenes porque el texto lo pone el ponente al hablar (“como muestra de que se sabe lo que habla”), y eso ayuda a la puesta en escena. Pero después, si alguien quiere repasar las diapos, no se entera de nada, y entonces la transferencia de conocimientos se resiente. Por eso soy partidario de combinar imagenes+texto, no “castigar” tanto el texto. A los conferenciantes profesionales les conviene, en cierto modo, no poner mucho texto… porque así documentan menos lo que dicen, y que despues repiten en muchos lugares.
    Tendremos que seguir trabajando estos puntos, gracias, Mario!!!
    Nos seguimos leyendo…

  10. 30/05/2010 en 05:21

    #Pepe, tu si que sabes! Muchas veces miientras ponía “en limpio” estas ideas para transcribirlas aquí, recordé tus excelentes presentaciones en 3eParty.09. Abrazo!

  11. Pepe Luis
    30/05/2010 en 00:00

    Gracias maestro. ! 😉

  12. 29/05/2010 en 20:03

    #Leo 😉 10 20 30…

  13. leo
    29/05/2010 en 19:51

    mario como haces para meter tanto conocimiento en tan poco espacio, como quiera q este se mida!diablos!!!

    de ahora en mas voy a usar la 10-20-30!

    ahhh, y gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *