El Primer Blog de la Humanidad

Quizás éste haya sido el primer blog de la humanidad. Hasta podría asumir que se trata del primer videoblog.

Ahora desde los blog se crean todo tipo de supra-realidades como, por ejemplo, países virtuales paradójicamente impregnados por los vicios de los países físicos de los que intentan “zafar”.

Se está creando una creencia que si no produces un blog, eres habitual consumidor de sus contenidos. Es como si no se pudiera quedar afuera de ambos conjuntos. Te incluyes en la blogosfera o te caes del universo.

Veo muchos blogs. Ya no los leo porque todos dicen los mismo sobre distintas cosas.

Comienzo a sospechar que el refrito de noticias y comentarios que se multiplican diariamente en miles de millones de caracteres —que se podrían resumir en unos muy pocos feed— están creando una “cueva” en donde algunos “iluminados” nos reflejen hechos con la pretensión que su visión de los reflejos tengan más valor, o sean más reales, que los propios hechos que intentan reflejarnos.

¡Oh, Platón! Regresa y enciende otra vez el fuego de la hoguera que nos devuelva la realidad del mundo sin blogs.

12 comentarios en “El Primer Blog de la Humanidad

  1. 03/09/2009 | 19:38

    Pues si fue el primer blog, ¿cual fue entonces el primer Twitter? Tal vez los contenidos se reciclen pero las personas no.
    Tiff

  2. 29/08/2009 | 17:19

    Me parece que tenemos un problema. Si ud utiliza el string “el primer blog la humanidad” en google ” http://www.google.es/search?rlz=1C1GGLS_esES312ES312&sourceid=chrome&ie=UTF-8&q=el+primer+blog+de+la+humanidad ” va a encontrar que el tercera referencia se menciona mi artículo en mi sitio http://www.es24.tv publicado el 23 de abril de 2008 (antes que su publicación).

    Por otra parte, si va a sitio del Instituto Catalán de Tecnología (http://www.ictnet.es) y escribe “el primer blog de la humanidad” verá que aparece fechado el 12 de febrero de 2008 (http://ictnet.es/2008/el-primer-blog-de-la-humanidad).

    Es decir, esto se le podría dar rápidamente “vuelta”; comenzando por lo que considero una injuria.

    Lamento que Ud. se conduzca tan “suelto” sin fijarse a quien le pone su codo en el ojo. Es decir, Sr. Madrigal: no me atropelle que tengo, por lo menos, los mismos derechos que usted a no ser insultado.

  3. 29/08/2009 | 16:47

    Este post (imagen incluida) no está inspirado en ninguna caverna, ni ningún evento, si no en una entrada llamada los primeros blogs eran Gifs animados publicada hace más de un año en el desaparecido y eliminado por Microsoft Herramientas para Blogs del que soy autor.
    Todavía se pueden ver los textos que acompañaban las imagenes en el blog de La comunidad de El país que mantengo.
    Hace falta tener cara, señor Mario Dehter
    http://lacomunidad.elpais.com/mmadrigal/2008/5/13/los-primeros-blogs-eran-gifs-animados

  4. Pingback: meneame.net
  5. 29/08/2009 | 14:35

    ¡Salvado! Si se trata de “siluetas”, estimado Daniel, estoy ¡¡¡salvado!!! con mis casi 120 kg soy diferente de lejos o de cerca 😉
    Abrazo.

  6. 29/08/2009 | 13:31

    Hace apenas unos días un amigo me confesaba su decepción por haber asistido a una conferencia que le resultó decididamente insustancial y se preguntaba -¿porqué he ido?
    Lo cierto es que cada vez hay más conferencistas que no los son, mas reporteros que no lo son, etc. Así como en el desierto apreciamos la cercanía de cualquier silueta humana, en la multitud, solo nos queda ser selectivos.
    Un abrazo de amigo.

  7. 28/08/2009 | 06:33

    Gracias Leo por tu apreciada atención y comentario. La analogía con la Cueva se me “cayó sobre mi cabeza” en el Eventoblog 2008 cuando Marta Pastor mezcló blogs con masonería, periodismo, conjuros del poder para manipular a la gente, “tango y rock´n roll”… Pensé… “¡qué barbaridad a dónde hemos llegado que un/a [email protected] diga cualquier cosa y 1000 personas estemos silenciosamente consternados por lo que estamos viendo sin reaccionar!” Entonces me acordé de la primera imagen que tuve cuando un profe de filosofía en la escuela nos leyó “El Mito de la Caverna” de “La República”… Pensé… “¡qué barbaridad a donde llegaron los antiguos… ¿a ninguno de los pibes se les ocurrió arrojar un cubo de agua sobre el fuego para desafiar la teoría que la imagen es más real que lo que refleja?”. El «incidente Marta Pastor» hace apenas 1 año me respondió —sin proponérselo— esa pregunta: nosotros, la gente, nos estamos quedando con las sombras de las cosas y no con lo que las cosas son. Nos estamos “apoltronando” en lo que nos gusta escuchar, renunciando muchas veces a lo que tenemos que saber… y algunos están abusando de esto creando “ilusiones” que nos satisfacen a través de blogs que son como tu mismo alguna vez los explicaste con la categoría “para-guay-yo” 😉

  8. 27/08/2009 | 23:51

    La verdad que las analogías son un poderosísimo método de explicación de la realidad y de conceptos multifacéticos, humanos. Muy antropofórficas. Me ha gustado la analogía con la analogía de Platón.

  9. 27/08/2009 | 19:26

    😉 el problema, Senior, no es cuánto especulemos sino cómo gestionamos nuestras especulaciones. Y si no lo crees, pregunta por Mr Madoff (nunca escribió un blog, pero ha dejado sus huellas en las caras delanteras y “traseras” de varios miles de “blogueros” (y de paso: en varias decenas de fichas en penitenciarías y juzgados). Prefiero la amistad de la mano dejada por el “bisabuelo” de la ilustración, que de las “caricias” de los que hoy en día nos quieren “contar las sombras” desde el fondo de sus cibernéticas cavernas.

  10. 27/08/2009 | 15:48

    Ja ja… Es una forma de describir el fenómeno, pero al encerrar tantas variables subjetivas e incontrolables siempre se puede especular ¿no?
    Saludos
    SM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.