La formación para emprendedores, ¿crea emprendimientos?

Anoche cenando con un político (PSOE, Andalucía) yo le comentaba un proyecto que me está entusiasmando porque vincula mi experiencia profesional animando a la cultura emprendedora y mi nuevo emprendimiento ES24.TV: inducir a personas, con inquietudes para emprender, en el conocimiento sobre como están estructuradas y cómo funcionan las cadenas de valor productivas (adelantaré más detalles sobre este proyecto a mi regreso de un viaje exploratorio que realizaré del 18 al 23 de agosto por Segovia y Madrid para entrevistarme con personas e instituciones necesarias para implementarlo).

Cuando “desgranaba” mi entusiasta perspectiva sobre lo que habría que modificar en la formación para emprendedores en España, él me “disparó” un tiro a quemarropa:

—“¿De veras crees que la formación para emprendedores, hace que las personas sean emprendedoras?”

Me desconcertó.

Primero que una persona experimentada tanto en la gestión pública como privada, habiendo desempeñado funciones muy estratégicas en la industria informativa y, actualmente, asesorando a políticos y gestores de políticas públicas, se cuestionara que la “formación no es útil” para crear empresas y generar autoempleo. Sobre todo, cuando los indicadores del desempleo y el surgimiento de un fenómeno desconocido en la moderna España (el desempleo estructural) comienza a mostrar su dura crudeza. Segundo, me desconcertó que yo no tuviera una respuesta inmediata en mi “agenda”.

Habrán pasado unos 5 minutos, por lo menos (me salvó que él estaba preparando unas sabrosas chuletas de ternera), hasta que pude hilvanar una respuesta… pero necesité casi 12 horas para poder elaborar los criterios que comparto ahora contigo en este post:

  • En parte el político tiene razón; la formación para emprendedores no “crea emprendedores”. Lo que se logra es ayudar a que quienes tengan la iniciativa de actuar como emprendedores, que lo hagan de una mejor manera, reduciendo o al menos controlando los factores de fracaso tanto de sus emprendimientos como de sus propios comportamientos.

Cabe considerar, eso sí, que existen i) pésimos, ii) muy malos, iii) malos, iv) regulares, v) buenos, vi) muy buenos y vii) excelentes programas de formación para emprendedores (con una amplia gama de matices en cada caso) y una amplísima calidad de talentos de los formadores que se desempeñan en ellos. Es objetable generalizar lo que hace “la formación para emprendedores” observando solo a la mediocre e hipócrita acción de algunos programas que actualmente se están desarrollando en España que:

  1. no diferencian entre buscadores de empleo, cazadores de subsidios y creadores de empresas;
  2. están gestionados por personas que nunca crearían su propio emprendimiento porque están apoltronados en la comodidad de un empleo público, y
  3. están organizados e implementados por instituciones —generalmente del sector público o por instituciones no-gubernamentales y/o empresas privadas subsidiadas por el sector público— en donde prima la rentabilidad económica por sobre cualquier otro valor.

¿Cómo logra esos resultados un buen programa de formación para emprendedores?

Definitivamente, muy por el contrario de lo que se hace en la mayor cantidad de programas de formación y asistencia técnica para emprendedores, la formación para emprendedores no se limita a enseñar como formular un plan de negocios. Se trata de ejercitar el pensamiento, de fortalecer el espíritu y las virtudes emprendedoras, de crear modelos de rol inspiradores y, sobre todo, de crear condiciones ambientales favorables para que florezcan las iniciativas.

Tampoco, el objetivo es enseñar como gestionar una empresa. Por ejemplo, es mucho más útil que las personas con iniciativa (propia o inducida) para emprender comprendan las ventajas de recurrir al asesor profesional contable para gestionar los aspectos financieros e impositivos de su empresa que ponerse (a veces sin la experiencia necesaria) a tomar decisiones sobre cómo moverse en el mundo de las finanzas por sencillas y pequeñas que sean las cuentas del negocio en fase de creación. Si, además de conocer las claves para seleccionar y vincularse con un Asesor, se provee una lista de posibles asesorías a las que recurrir en la región: mucho mejor. Y, sería excelente, que el programa convoque a los asesores para que ellos mismos sean los que expongan y demuestren los beneficios de sus servicios.

Otro aspecto clave de los buenos programas de formación para emprendedores es su capacidad para crear condiciones económicas y climas culturales propicios para que más cantidad de personas sientan confianza en emprender creando sus propias empresas.

Para esto es necesario que estos programas articulen sus capacidades con instituciones del sector público, la educación y las organizaciones sociales vinculadas a la promoción del desarrollo económico, tecnológico y cultural de la sociedad; que se integren en redes favoreciendo un uso más racional y efectivo de sus respectivos recursos, ayudando a que sus beneficiarios puedan ir construyendo sus propias redes de relaciones personales y profesionales de apoyo.

Sobre este particular sugiero ver el vídeo la conferencia Emprendizaje en Redes Institucionales presentada por José Antonio López de la O, Director del Centro Europeo de Empresas e Innovación (EUROCEI).

Aquí entra a jugar un nuevo eje: la internacionalización de la formación para los emprendedores. Una de las paradojas magistrales de Peter Drucker es haber demostrado que si bien los nuevos emprendimientos y, en particular, las empresas más pequeñas y más inexpertas desarrollan sus negocios en un ambiente local, deben enfrentar una competencia global. ¿Cómo será posible crear una empresa y sostener una razonable expectativa de éxito si, aún cuando se trate de negocios locales o regionales, no se comprenda cómo se comporta y evoluciona el mercado global (la tecnología, las preferencias de los clientes, otros proveedores, el comportamiento de los competidores, las orillas hacia donde se puede expandir el negocio, etc.).

Hay muchas otras claves. Tomo el compromiso público de ordenar varios artículos que he escrito hace algún tiempo pero que mantienen su vigencia para pensar sobre todas estas cuestiones y publicarlos en este blog dentro de unas pocas semanas. De momento, si deseas un adelanto de esos contenidos, por favor escríbeme a través del Formulario de Contacto.

Resumo, la formación para emprendedores:

  1. No crea emprendedores, les ayuda a emprender mejor, a controlar sus riesgos y, consecuentemente, a disminuir sus factores de fracaso.
  2. Hay muchas calidades de programas, de contenidos y de formadores. No hay que generalizar.
  3. Sobre todo, facilitan el aprendizaje de prácticas ejemplares del comportamiento emprendedor (persistencia, eficiencia, competitividad, liderazgo, evaluación y corrección de procesos, desempeño en redes, utilización eficaz de la información y más).
  4. Hay que considerar que existen factores que impulsan y factores que aceleran o desalientan a las iniciativas emprendedoras; y que, hay factores internos (necesidad de crear, insatisfacción con lo que está haciendo, descubrir una oportunidad con la que crear beneficios…) que impulsan a emprender, y que también existen factores externos que empujan desde afuera para que una persona deje de actuar como un empleado y comience a actuar como un emprendedor (emigrar, perder el empleo…).
  5. La buena formación para emprendedores tiene procesos adecuados para unos y otros perfiles basados en una ciencia centenaria: “entrepreneurship” que conforma un marco teórico probadamente confiable para saber cómo actuar en cada caso a partir del profundo conocimiento de los procesos emprendedores y la naturaleza de las personalidades de los emprendedores.

9 comentarios en “La formación para emprendedores, ¿crea emprendimientos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Mario Dehter
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.